Las luces de oficinas en el Capitolio permanecen encendidas mientras legisladores trabajan por la noche, de cara al debate sobre el monto de los pagos de estímulo por el coronavirus, el miércoles 30 de diciembre de 2020.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, dijo el miércoles que el Senado no votará rápidamente sobre una ley aprobada por la cámara baja para aumentar los pagos de alivio por el coronavirus de 600 a 2.000 dólares por persona.

El senador de Kentucky dijo que el proyecto de ley de la Cámara de Representantes no tiene “un sendero realista hacia una aprobación rápida en el Senado”.

Con un nuevo Congreso previsto a ser juramentado el 3 de enero, no quedaba claro cuáles acciones podrían ser tomadas por el Congreso actual. De no tomar acción, el proyecto de ley de la Cámara de Representantes se vencería.

Los demócratas han apoyado pagos más altos, y la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, se movió rápidamente a aprobar un incremento hasta la suma de 2.000 dólares luego que el presidente Trump argumentara a favor de ese monto mayor.

El presidente Trump reiteró su posición el miércoles en un tuit: “$2.000 LO ANTES POSIBLE!”

McConnell ha bloqueado varios esfuerzos por demócratas del Senado para realizar una votación rápida sobre el eventual aumento de los pagos respecto a la propuesta inicial, y el martes introdujo su propia propuesta que ata juntos la medida económica con dos temas no relacionados que Trump ha exigido sean considerados y que son relacionados a la ley de defensa que fue vetada por el presidente.

“Si hogares específicos en problemas aún necesitan más ayuda tras el enorme, histórico paquete que acaba de ser firmado y convertido en Ley hace unos días, entonces lo que necesitan es ayuda más dirigida”, dijo McConnell el miércoles. “No una manguera de bomberos de dinero prestado que incluya a otras personas que están perfectamente bien”.

El líder de la minoría en el Senado, el demócrata Chuck Shumer, objetó el intento de McConnell por atar el dinero de estímulo a las demandas de Trump de que las redes sociales pierdan la protección legal que gozan y de una nueva investigación sobre el presunto fraude electoral. Los republicanos han impulsado sin éxito docenas de demandas, sin hayan logrado probar evidencia significativa de fraude en la elección presidencial ganada por el demócrata Joe Biden.

“Lo que estamos viendo en este momento es al líder McConnell tratando de matar los cheques, los cheques de 2.000 dólares que desesperadamente necesitan tantas familias estadounidenses”, dijo Schumer.

Aún cuando la legislación combinada pase en el Senado, tendría que regresar a la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, para que se vote sobre las nuevas provisiones incluidas por los republicanos.

Algunos republicanos han expresado apoyo a pagos de estímulo más grandes dirigidos a familias con ingresos de hasta 150.000 dólares, que representan un 81 por ciento de los hogares estadounidenses. Entre los que proponen los pagos más altos están los dos senadores titulares de Georgia, que afrontan retos de dos demócratas en la elección de segunda vuelta del 5 de enero.  Sus rivales demócratas también respaldan el aumento en los pagos de estímulo a los 2.000 dólares.

Ley de Defensa

En otro tema legislativo pendiente, McConnell está urgiendo a sus colegas a derrotar el veto del presidente Trump a la ley de defensa de 740.000 millones de dólares, en una votación prevista para esta semana.

«El presidente Trump acertadamente ha señalado que la ley de defensa de este año no contiene todas las provisiones que nosotros republicanos habríamos querido. Confío en que nuestros colegas demócratas se sienten de igual manera”, dijo McConnell el martes. “Pero ese es el caso cada año. Y aún así, por 59 años consecutivos y seguimos, Washington ha puesto a un lado nuestras diferencias, ha encontrado terreno común y se ha aprobado la ley anual de defensa”.

El Senado aprobó la Ley NDAA 84-13 a inicios de este mes, con mucho más de las dos terceras partes de los votos necesarios para derrotar el veto presidencial. Tras el veto de Trump, la Cámara de Representantes respondió el lunes con una abrumadora votación para derrotarlo.

McConnell esperaba una votación en el Senado el miércoles. Sin embargo, senadores liberales encabezados por Bernie Sanders han estado bloqueando cualquier acción sobre la ley de defensa para presionar al Senado a votar sobre el aumento en los pagos de estímulo. Un voto en el Senado podría producirse luego esta semana o durante el fin de semana.

Si el Senado aprueba la derrota del veto, sería la primera vez que el Congreso ha ido en contra de un veto de Trump durante sus cuatros años de presidencia.

En un tuit, Trump calificó el martes la legislación de defensa como “un desgraciado acto de cobardía y sumisión total a la gran tecnología. Negocien una major ley o consigan mejores líderes, AHORA! El Senado no debería aprobar la NDAA hasta que sea arreglada!!!”

El presidente ha criticado la ley en distintos frentes, incluso diciendo que debería incluir la anulación de una provisión que protege a las empresas de redes sociales de demandas por contenido publicado por sus usuarios. Trump ha expresado su disgusto con Twitter, el cual frecuentemente ha etiquetado sus alegatos de que fue defraudado en las elecciones como “un tema en disputa”.

También dijo que la ley le restringe su habilidad para traer a casa a tropas que están en “tierras extranjeras que no hacen NADA por nosotros”.

Y Trump ha exigido el retiro del lenguaje que permitiría el cambio de nombres de bases militares que honran a líderes de la Confederación, la cual se separó de Estados Unidos a inicios de los 1860, antes de colapsar al final de la Guerra Civil en 1865.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here