Washington, DC – El diario The New York Times afirmó el 26 de junio que Moscú ofreció recompensas a combatientes talibán por matar a soldados de la Coalición Internacional que lucha en Afganistán. El presidente Trump ha negado haber sido informado de los hechos. La Casa Blanca condenó la filtración. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, señaló el martes que la filtración que apunta que el presidente Donald Trump ignoró reportes que acusaban a Rusia de ofrecer recompensas al talibán por abatir a soldados estadounidenses en Afganistán se debe «muy posiblemente» a miembros de los servicios de inteligencia que quieren perjudicar al mandatario. «Muy posiblemente podría ser el caso y, si es así, es absolutamente despreciable«, declaró McEnany al ser preguntada en rueda de prensa si la Casa Blanca considera que el responsable de la filtración podría ser un agente cuyo objetivo fuera dañar a Trump. La vocera apuntó que se trataría «funcionarios subversivos de inteligencia« que estarían poniendo en peligro «las vidas» de militares estadounidenses. Algunas voces han apuntado que quizás Trump sí recibió el informe de los servicios de inteligencia, pero que no lo leyó, recordando que hace tiempo que se viene diciendo que Trump exige que se le informe a viva voz para no tener que hojear documentos.

«El presidente lee y también recibe informes de inteligencia oralmente. Puedo decirles que el presidente es la persona más informada del planeta cuando se trata de las amenazas que afrontamos«, afirmó McEnany.

La portavoz insistió en que los informes aún no han sido «verificados» y acusó al diario neoyorquino y a la fuente de la información, cuya identidad no ha sido divulgada, de haber «puesto en peligro» al país y de haber complicado la investigación.

Por su parte el congresista Adam Smith dijo «Lo que me resultó muy preocupante es que su respuesta inicial fue que apenas querían asegurarse de que nos constaba que el presidente no sabía nada al respecto (…). Eso, de hecho, no es normal», dijo el presidente del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes.

Afirmó que la Casa Blanca no fue capaz de ofrecer «respuestas claras» y que, básicamente, se limitaron a señalar que había «informes de inteligencia contradictorios», por lo que se tomaron «algunas acciones», pero no tantas como le hubiera gustado al demócrata.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here