La madre de un hombre con problemas mentales, que fue muerto el año pasado por la policía en Lancaster (Pensilvania) durante una crisis psicótica, demandó a la Alcaldía, a las autoridades policiales de esa ciudad y del condado de Chester por no haber acusado criminalmente al agente responsable. EFE/DAVID BANKS/Archivo

Chicago (IL). – La madre de un hombre con problemas mentales, que fue muerto el año pasado por la policía en Lancaster (Pensilvania) durante una crisis psicótica, demandó a la Alcaldía, a las autoridades policiales de esa ciudad y del condado de Chester por no haber acusado criminalmente al agente responsable.

El estudio jurídico que patrocina la demanda en una corte federal de Chicago informó este viernes que la víctima, Ricardo Muñoz, de 27 años, era conocido por los policías locales porque sufría de esquizofrenia y trastorno bipolar, y tenía antecedentes violentos.

Su madre, Miguelina Peña, relata en los documentos judiciales que la familia había contactado a la policía en busca de ayuda, y fue enviado en una patrulla a su domicilio el agente Karson Arnold, quien lo mató de varios disparos a los pocos minutos de haber llegado.

La Policía informó que Muñoz atacó al agente con un cuchillo y el incidente fue grabado por la cámara de vídeo que portaba Arnold.

Los abogados señalan que la demanda surge a raíz de la decisión de las autoridades locales de no presentar cargos en contra del oficial, y porque la ciudad y el condado no cuentan con procedimientos adecuados para atender a personas que enfrentan crisis mentales.

Asimismo, afirman que el oficial no hizo ningún intento para contener la situación, o para utilizar medios menos letales que brindaran seguridad a Muñoz.

«La muerte de Ricardo fue, en el mejor de los casos, el resultado predecible de un trabajo policial insensato y torpe, y devastadoramente evitable», declaró en un comunicado el abogado Michael Perna.

«En el peor de los casos, fue el resultado directo del cínico e insensible desprecio por el bienestar de uno de los hijos menos afortunados de la sociedad», agregó.

Otra abogada, Dais Ayllon, dijo por su parte que la demanda, que busca indemnización por daños y perjuicios, apunta a la responsabilidad policial «dura y sin entrenamiento» al atender a personas que «tienen desórdenes mentales y no han cometido crimen alguno».

«Hay ocasiones en que una comunidad debe ver más allá de sí misma para obtener justicia, y para eso es que existen las cortes federales. Pretendemos mostrar las deficiencias del sistema a la hora de responder a estas llamadas de ayuda», agregó.

El incidente, y la decisión de las autoridades de no responsabilizar penalmente al policía, provocaron protestas callejeras en Lancaster, donde manifestantes vandalizaron automóviles y arrojaron ladrillos contra la estación policial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here