El presidente Ronald Reagan (centro) saludando a la multitud inmediatamente antes de recibir un disparo en un intento de asesinato después de salir del Washington Hilton en Washington, D.C. el 30 de marzo de 1981. (Foto: VOA/Archivo)

El martes marca el 40 aniversario de uno de los hechos más precarios en la historia presidencial de Estados Unidos: Ronald Reagan recibió un disparo en Washington, DC, apenas unas semanas después de iniciar su primer mandato y casi se convirtió en el quinto líder estadounidense en ser abatido por la bala de un asesino.

Reagan, quien a la edad de 69 años era entonces el presidente de mayor edad jamás investido, visitó el hotel Washington Hilton, a poca distancia de la Casa Blanca, el 30 de marzo de 1981, para pronunciar un discurso ante el sindicato AFL-CIO. 

Al salir de la puerta de acceso presidencial especial del hotel en el lado sur del edificio, Reagan saludó a una multitud de simpatizantes mientras caminaba los 6 metros hasta la limusina presidencial. A pocos metros de la seguridad del Cadillac blindado, sonaron disparos de arma de fuego.

Cuando se escucharon los disparos, la gente comenzó a entrar en pánico, agachándose, a veces cayendo al suelo, según indican los reportes de prensa.

El agente del Servicio Secreto Jerry Parr, que había estado detrás del presidente, casi por reflejo agarró a Reagan por los hombros y lo arrojó al interior del auto. El movimiento fue tan fuerte que Reagan inicialmente pensó que se había roto una costilla y comenzó a toser sangre.

El coche aceleró y Parr revisó a Reagan para asegurarse de que estaba bien. Al poco tiempo, quedó claro que el presidente no estaba bien y Parr ordenó que la limusina se desviara al Hospital de la Universidad George Washington. Allí, los médicos finalmente descubrieron en la sala de trauma que una de las balas había alcanzado a Reagan cerca de la axila izquierda.

En el Washington Hilton hubo una escena sangrienta. Tres personas habían recibido disparos del asesino, John Hinckley Jr., quien abrió fuego casi a quemarropa. El agente del Servicio Secreto Timothy McCarthy, el secretario de Prensa de Reagan, James Brady, y el oficial de la Policía Metropolitana de Washington, Thomas Delahanty, estaban todos en tierra. Brady había recibido un disparo en la frente.

Hace 40 años la presidencia de Reagan casi terminó por la bala de un asesino 1
Esta foto puesta a disposición por la Biblioteca y Museo Presidencial Ronald Reagan muestra al secretario de Prensa de la Casa Blanca, James Brady, y al oficial de policía Thomas Delahanty, heridos en el suelo frente al Washington Hilton.

Aunque los tres sobrevivirían, nunca volverían a la normalidad.

En el hospital, Reagan casi muere a causa de la herida. El presidente perdió varios litros de sangre antes de que los médicos en la sala de trauma pudieran controlar la herida. Reagan finalmente se recuperaría por completo y sirvió durante casi ocho años más en la Casa Blanca.

Hinckley finalmente fue juzgado y declarado no culpable por razón de locura. Pasó décadas tras las rejas antes de ser liberado en 2016. Su liberación vino con numerosas condiciones y se le ordenó vivir a tiempo completo en la casa de su madre en Virginia.

Brady murió en 2014 y la sala de conferencias de prensa de la Casa Blanca recibió su nombre en su honor. Reagan murió en 2004.

Fundación Reagan recuerda el histórico evento 

Para conmemorar el 40 aniversario del tiroteo el martes por la noche, cuatro de las personas que participaron en el evento histórico de 1981 hablarán durante un panel organizado por la Fundación Reagan: McCarthy, quien luego se convirtió en jefe de Policía en Orland Park, Illinois; el agente del Servicio Secreto Ray Shaddick, quien ayudó a Parr a empujar a Reagan a la limusina y cerrar la puerta; el exmiembro del personal de la Casa Blanca Rick Ahearn; y la exredactora de discursos presidenciales Mari Will, quien escribió el discurso que pronunció Reagan antes de que le dispararan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here