Un jornalero se detiene junto a un letrero con información sobre el Covid-19 mientras espera con la esperanza de ser contratado para un trabajo en un parque en Shirlington, Virginia, EEUU. EFE/EPA/MICHAEL REYNOLDS/Archivo

Washington, 8 ene (EFE News). – El desempleo entre los hispanos aumentó en nueve décimas, hasta alcanzar el 9,3 % en diciembre, cuando la economía perdió puestos de trabajos por primera vez desde abril de 2020, aunque el índice general de desempleo se mantuvo sin cambios en el 6,7 % de una fuerza laboral vapuleada por la pandemia de la covid-19.

El informe de la Oficina de Estadísticas Laborales muestra que el desempleo entre los hombres hispanos mayores de 20 años subió del 7,8 % en noviembre al 8,8 % en diciembre, y entre las latinas mayores de 20 años aumentó del 8,2 % al 9,1 %.

Por contra, la tasa de desempleo entre los latinos menores de 20 años, de ambos sexos, pasó del 17,6 % en noviembre al 16,8 % en diciembre.

Según el informe, en diciembre había 26,4 millones de latinos mayores de 16 años de edad con empleo, y 2,7 millones que no tenían empleo.

«Al 9,3 % en diciembre, el índice de desempleo de los latinos sigue siendo más del doble del promedio del 4 % antes de la pandemia», destacó el grupo hispano UnidosUS.

Los sectores de esparcimiento, hotelería y servicios perdieron un total de 520.000 empleos.

«Dado que los latinos son una porción mayor de trabajadores en estas industrias – el 24 %en el sector de servicios- es claro que esta reciente pérdida de empleos seguirá afectando negativamente a los trabajadores latinos», añadió.

En el último mes del año el sector privado de la mayor economía del mundo redujo su empleo en 95.000 puestos de trabajo, y el empleo gubernamental disminuyó en 45.000 puestos, de acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales.

Las reducciones mayores de puestos de trabajo en diciembre ocurrieron en los sectores de esparcimiento y hotelería, actividades muy vulnerables a los efectos de la pandemia y que perdieron 498.000 empleos.

Los servicios profesionales y empresariales añadieron 161.000 empleos, el comercio minorista sumó 120.500 y la construcción aportó otros 51.000 puestos de trabajo.

El desempleo, que saltó del 3,5 % en febrero al 14,7 % de la fuerza laboral en abril, cuando hizo su impacto la pandemia de la covid-19, ha ido disminuyendo mes a mes desde entonces y en los tres últimos meses del año se ha mantenido en casi el 7 %, lo que indica un estancamiento del mercado laboral.

En años normales el empleo tiende a crecer en Estados Unidos cuando el comercio contrata personal temporario para la distribución y venta de mercancías durante la temporada de fiestas tradicionales, pero el número creciente de casos de la covid-19 y las restricciones de actividades adoptadas en varios estados han frenado el empleo.

Estados Unidos ha registrado un promedio de más de 230.000 nuevos casos diarios de covid-19 en la semana pasada y, según el COVID Tracking Project, el jueves la cifra diaria de personas hospitalizadas por la enfermedad marcó el récord de 132.476 pacientes.

Estados Unidos ha tenido unos 21,4 millones de casos de la covid-19, con 362.828 muertos, de acuerdo con el compendio de datos de la Universidad Johns Hopkins.

La pandemia y las restricciones adoptadas en el segundo trimestre causaron la pérdida de unos 22 millones de empleos en marzo y abril, y en los tres meses siguientes el empleo aumentó en 9,3 millones.

La gradual reanudación de actividades económicas y académicas desde los cierres de marzo han permitido la recuperación de unos 12 millones de empleos.

Un factor importante en la reactivación económica durante la primavera y comienzos del verano fue el paquete de estímulo económico por unos 2,3 billones de dólares aprobado por el Congreso y promulgado por el presidente Donald Trump en marzo.

Ese estímulo incluyó el envío de cheques de 1.200 dólares a millones de contribuyentes, una extensión de las prestaciones por desempleo que incluyeron a trabajadores independientes y contratistas, y sustentos financieros para las empresas.

A finales de diciembre se aprobó otro nuevo paquete de estímulo, aunque más limitado que el anterior, por lo que habrá que esperar a ver si tiene el mismo efecto que el primero.

El gobierno había informado el jueves que en la semana que concluyó el 26 de diciembre el promedio semanal de solicitudes, una medida que compensa las variaciones semanales, fue de 818.750, comparado con la de 837.500 en la semana anterior.

Asimismo, en la semana que concluyó el 26 de diciembre había 5,07 millones de personas que percibían esa prestación, frente a las 5,19 millones de la semana anterior.

Los trámites iniciales del subsidio por desempleo saltaron a 6,8 millones en la última semana de marzo, cuando se sintió en pleno el impacto de la pandemia de covid-19, y aunque han ido disminuyendo gradualmente desde entonces, siguen muy por encima del promedio de 205.000 solicitudes semanales de los meses previos a la crisis por la enfermedad.

El informe de hoy muestra que las remuneraciones promedio de los trabajadores subieron en diciembre un 0,8 %, y en un año han aumentado un 5,1 %.

El sector manufacturero, que en noviembre había añadido 27.000 puestos de trabajo, agregó otros 38.000 en el último mes del año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here