Fotos cortesía Puertorrican Agenda www.puertoricanagenda.org

Los puertorriqueños que están registrados para votar en Filadelfia han recibido o recibirán su boleta por correo. Muchos están haciendo preguntas sobre el proceso de votación en este período de la pandemia de coronavirus. Escuché a muchos decir que quieren líderes políticos que reconozcan que nosotros también somos parte de un país que ayudamos a construir.

Si bien los puertorriqueños de hoy en Filadelfia están escépticos del sistema político, y continúan enfrentando obstáculos en el camino hacia la participación política, no siempre ha sido así. Al migrar de Puerto Rico a Filadelfia, en 1958, experimenté una comunidad puertorriqueña muy involucrada políticamente; con líderes que lucharon por el acceso a las instancias de creación de políticas, y cuyas decisiones impactaron las vidas de un nuevo grupo de migrantes.

En 1960, la comunidad latina, relativamente pequeña, votó por John F. Kennedy porque habló de nuestras necesidades, como una nueva comunidad de interés en ciernes, en Filadelfia. Nuestra herencia compartida y el idioma español exigieron que trabajáramos juntos, como personas cuyas raíces ancestrales provenían del Caribe, Centroamérica y Sudamérica. Los políticos de Puerto Rico visitaban Filadelfia con regularidad para participar en el Desfile del Día de Puerto Rico, y celebrar audiencias sobre nuestras condiciones en Filadelfia y el sur de New Jersey.

Los puertorriqueños de Filadelfia contribuyeron a las victorias del ex presidente Barack Obama tanto en 2008 como en 2012; esta votación contribuyó a ganar los 20 votos electorales de Pensilvania para el primer presidente negro, elegido en los Estados Unidos. También contribuimos decisivamente a poner a Pennsylvania en la columna de Bill Clinton las dos veces que ganó en 1992 y 1996. Tanto Clinton como Obama mostraron preocupación por los puertorriqueños y los latinos en general. También nombraron a los latinos para puestos de autoridad dentro de sus respectivas administraciones.

El futuro de los boricuas está en juego 1
Fotos cortesía Puertorrican Agenda
www.puertoricanagenda.org

Tanto en 1971 como en 1975, los puertorriqueños de Filadelfia y otros votantes latinos influyeron en la elección del alcalde de Filadelfia, votando por Frank Rizzo quien correspondió con la contratación de muchos miembros de la vieja guardia política puertorriqueña y latina en ese momento. También creó la Oficina de Asuntos Puertorriqueños, encabezada por Oscar Rosario.

La participación de nuestros votantes ayudó a elegir al gobernador de Pensilvania, Milton Shapp, en 1971 y nuevamente en 1975. Nos devolvió el pago con el establecimiento de la Oficina del Gobernador de Pensilvania para Asuntos Puertorriqueños, encabezada por el difunto Bobby Rivera.

En 1983, una nueva generación de activistas políticos puertorriqueños se unió a líderes de la comunidad para elegir y reelegir al primer alcalde negro. El alcalde Wilson Goode incluyó a Angel Ortiz en su boleta. Ortiz perdió por poco, capturando el quinto puesto demócrata para City Council-At-Large. Goode lo nombró en la Comisión de Registros, y cuando un escaño en el Concejo Municipal quedó vacante con la muerte de un Concejal, Ortiz fue elegido para aparecer en la boleta electoral del Partido Demócrata, ganando ese escaño, en el que sirvió durante veinte años. Posteriormente, Juan F. Ramos venció a Ortiz por el quinto puesto del Partido Demócrata.

En 1991 y 1995, los puertorriqueños votaron abrumadoramente por el exalcalde Edward Rendell quien luego apoyó la candidatura de Pedro A. Ramos a la Junta de Educación de Filadelfia; Ramos pasó a servir como vicepresidente y más tarde, presidente de la junta. También nombró a Diana Roca como presidenta de la Autoridad de Vivienda de Filadelfia. Rendell también nombró a mi esposa, Carmen M. Marrero, a la Comisión Asesora de la Policía.

El futuro de los boricuas está en juego 2
Fotos cortesía Puertorrican Agenda
www.puertoricanagenda.org

Pasando a la elección del ex alcalde John F. Street, los latinos jugaron un papel crucial en sus dos cerradas elecciones. Mayor Street recompensó el apoyo latino nombrando a dos latinos para dirigir dos departamentos a nivel de gabinete; Alba Martínez, en el Departamento de Salud y Servicios Humanos, y al abogado Ken Trujillo como Procurador de la Ciudad. Sucesivamente nombraría a Nelson A. Díaz, Pedro A. Ramos y Romy Díaz. Más tarde, Pedro Ramos pasó a ocupar el cargo de Gerente Administrador de la ciudad.

Esto prueba que, aunque nuestro número de votantes fue bajo, fue suficiente para marcar la diferencia y, como resultado, como comunidad avanzamos. Usted tiene todo el derecho a estar enojado con el tratamiento electoral que le dan sus funcionarios electos. Votar no resuelve necesariamente todos nuestros programas comunitarios; pero responsabilizar a los políticos por nuestras necesidades sí. Por favor, vote, por correo o en persona, pero vote.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here