El campeonato español de fútbol arranca con extrañeza, bajo la amenaza de un repunte de positivos de covid-19, tras el lío de Leo Messi, la distancia con los aficionados y la más que probable marcha a otras ligas de estrellas como Gareth Bale o Luis Suárez. Todo muy raro.

La Liga española comienza su edición número noventa con las máximas precauciones ante el repunte de casos de covid-19 que vive el país.

La mejor noticia para LaLiga Santander ha sido el anuncio de Messi de quedarse un año más en el F.C. Barcelona y ponerse al frente del nuevo proyecto dirigido por el holandés Koeman. “Mi actitud no va a cambiar por más que me haya querido ir”, ha dicho el argentino.

En ausencia de grandes fichajes, LaLiga Santander presenta “segundas oportunidades”. Una nueva ocasión para que el belga Hazard, el portugués Joao Félix o el francés Griezmann justifiquen sus fichajes.
La nueva Liga, denominada LaLiga Santander, comienza el 12 de septiembre con varios focos de atención que sitúan a esta edición, la número noventa de su historia, como la más rara de los últimos años.

Un comienzo extraño generado, en primer lugar, por el repunte de casos de covid-19 que se vive en España, que supera el medio millón de contagiados, y que ha obligado a los rectores del fútbol, tanto Federación Española de Fútbol (RFEF) como la Liga Nacional de Fútbol Profesional (LNFP), a pactar un protocolo de actuación para cualquiera de los supuestos escenarios se que planteen por culpa de la pandemia.

En este protocolo se fijan reglas, entre otras, “para el aplazamiento de los partidos y las consecuencias competitivas en el supuesto de que no se puedan disputar los mismos» y se establece “un modelo diferente al play off” si la enfermedad no permitiera que la competición se disputara a doble vuelta. Además, se mantienen los cinco cambios como en el último tramo de la temporada pasada.
Bajo esta amenaza, los 20 equipos participantes han realizado una pretemporada atípica, algunos entrenando desde hace un mes, y otros como Atlético de Madrid, F.C. Barcelona, Sevilla –los últimos equipos en participar en las últimas competiciones europeas- y el Elche –último club en ascender- empezando su puesta a punto, aunque no competirán hasta la tercera jornada de competición.
Y la Liga comienza como terminó la pasada temporada. Con los estadios vacíos y sin fecha para el regreso de los aficionados a las gradas. Esta circunstancia ha obligado a la mayoría de club a no poder ingresar el montante económico de los abonos de temporada, una merma en sus economías a la que se añade la imposibilidad de vender entradas.

La Liga más anormal 1
El nuevo entrenador del Real Betis, Manuel Pellegrini (c). EFE/ Raúl Caro.

“Me aterra pensar en que el efecto de la pandemia se prolongue en el tiempo, porque el fútbol es un deporte que necesita de la pasión del aficionado y la pasión no se puede transmitir a través de la televisión, ni de los jugadores a los aficionados, ni viceversa”, explicaba a EFE, Miguel Ángel Gil, consejero delegado del Atlético de Madrid.

La preocupación de Gil es la misma que la de los responsables de los 19 equipos restantes, obligados a apretarse el cinturón y frenar el capítulo de contrataciones. En este aspecto, LaLiga Santander vuelve sin mucho interés en el capítulo de fichajes, con alguna incorporación de poco renombre (David Silva y Pjanic son los más llamativos) y con la principal tarea de vender jugadores para poder comprar algo mejor.

A esta situación ayuda que el mercado de fichajes cierra el 5 de octubre, tres semanas después de haber comenzado LaLiga, tiempo para “colocar” los descartes y apretar para fichar a los jugadores deseados.
La mejor noticia para LaLiga Santander ha salido de boca de Leo Messi, que ante su intención de salir del F.C. Barcelona, al final ha decidido continuar un año más. «Le dije al club, sobre todo, al presidente, que me quería ir. Se lo llevo diciendo todo el año. Creía que era el momento de dar un paso al costado”, desvelaba el argentino en entrevista a goal.com, donde se comprometió a liderar un año más a los azulgranas.

“Voy a seguir en el Barça y mi actitud no va a cambiar por más que me haya querido ir. Voy a dar lo mejor. Siempre quiero ganar, soy competitivo y no me gusta perder a nada”, explicaba en la citada entrevista.

UN NUEVO PROYECTO CON MESSI

La Liga más anormal 2
Foto cedida por el F.C: Barcelona de Leo Messi posando con la camiseta de la temporada 2020-21. EFE/F.C.Barcelona

El equipo de Messi presenta un nuevo proyecto, dirigido por Ronald Koeman, y con una “limpia” en su plantilla. El técnico holandés ha “despedido” al uruguayo Luis Suárez y al chileno Arturo Vidal, también ha salido el croata Ivan Rakitic y el brasileño Arthur. Está por ver cómo las ausencias de Suárez y Vidal –que buscan equipos en Italia-, principalmente, afectan al rendimiento de Messi y cómo éste encaja con su nuevo técnico.

Para bien del F.C. Barcelona asoman jóvenes como Ansu Fati, un talento de 17 años que ya ha debutado con la selección española, y la incógnita de otros nóveles como el canario Pedri y el portugués Trincao, junto con un veterano de renombre como el bosnio Miralen Pjanic.

En el Real Madrid, último campeón de liga, la política es “dejen salir” antes de realizar algún fichaje. Zinedine Zidane, técnico madridista, no cuenta con el galés Gareth Bale ni con el colombiano James Rodríguez -traspasado al Everton-, jugadores que no encajan en su proyecto y con sueldos muy elevados, y prefiere a los jóvenes Vinicius, Asensio, Valverde o Rodrygo por encima de ellos.

En ausencia de grandes fichajes, LaLiga Santander presenta “segundas oportunidades”. Una nueva ocasión para que el belga Hazard justifique su fichaje por el Real Madrid, tras una temporada cargada de lesiones. También una nueva oportunidad para el portugués Joao Félix en el Atlético de Madrid o el francés Antoine Griezmann en el F. C. Barcelona.

La falta de grandes fichajes es un aliciente para los más jóvenes, como es el caso del mencionado Ansu Fati (F. C. Barcelona), o el noruego Odegaard, que tras varios años de cesiones comenzará la temporada a las órdenes de Zidane. El regreso del entrenador chileno Manuel Pellegrini, en esta ocasión para dirigir al Betis, donde coincidirá con su compatriota, el portero Claudio Bravo, que también vuelve a la liga española, es otro de los incentivos de un liga a la que retorna un equipo histórico como el Cádiz y en la que debutará el técnico argentino Jorge Almirón que llega por primera vez a España para ocupar el banquillo del recién ascendido Elche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here