Un hombre con tapabocas trabaja en el Mercado Mayorista de Frutas de Lima (Perú). EFE/Paolo Aguilar/Archivo

Lima. – Los más de 2.600 mercados de abastos de Perú reclamaron por la intervención de sus instalaciones por parte del Gobierno, que los ha señalado como los principales focos de contagio del coronavirus en el país tras detectarse recintos con hasta 80 % de comerciantes contagiados.

La Federación Nacional de Trabajadores en Mercados (Fenatm) del Perú lamentó en una conferencia de prensa virtual no ser parte de la comisión organizada por el Gobierno para intervenir casi 400 mercados a nivel nacional y establecer protocolos de prevención de la COVID-19 centrados en la higiene y la salubridad.

«El Gobierno no nos ha llamado, y eso nos preocupa«, dijo el secretario general de la Fenatm, Ricardo Ramos, quien recordó que la gran mayoría de mercados en Lima han crecido por iniciativa particular, gestionados por los mismos comerciantes sin que el Gobierno se haya preocupado por ellos hasta ahora.

Los dirigentes de esta organización aseguraron que en sus mercados ya tomaron medidas contra la COVID-19 antes de que el Gobierno decidiera intervenirlos, con protocolos como distancia de seguridad, cortinas de plástico en los puestos, toma de temperatura al ingreso y estaciones de desinfección de manos.

«No venimos a buscar culpables. Queremos buscar soluciones, porque tenemos la experiencia y sabemos el funcionamiento del día a día de los mercados«, John Zavala, otro miembro del Comité Ejecutivo Nacional de la Fenatm

Los dirigentes también reprocharon al Gobierno la lentitud para establecer protocolos en los mercados, uno de los motivos por los que actualmente Perú es la segunda nación de Latinoamérica con más casos acumulados de COVID-19, al sumar al cierre de esta edición casi 95.000 y cerca de 2.800 muertos, a pesar de que fue el primer país de la región en decretar la cuarentena general y obligatoria, cuando apenas había registro de 71 casos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here