Un plan con expectaciones

Reading, PA- El año escolar 2020-2021 no comenzará este lunes 24 de agosto, como se había anunciado y como esperaban los colegios privados. Este jueves fue suspendida la actividad en la que el Gobierno anunciaría al país el plan diseñado para el inicio de la docencia. A las 4:00 de la tarde, hora pautada para el evento en el Palacio Nacional, el Ministerio de Educación comunicó que no presentaría el “Plan Nacional de Educación”, el cual diría de forma definitiva la metodología a ser aplicada para iniciar la docencia en escuelas y colegios, la cual se está obligada a cambiar para evitar la expansión por contagio del COVID-19. Sobre la cancelación del evento, la Presidencia dijo que se había tomado la decisión debido a que, “organismos nacionales e internacionales han mostrado interés en ser parte de las soluciones” que van a presentar, y la nueva fecha para presentar el plan que fue suspendido este jueves es precisamente el lunes 24, fecha que las anteriores autoridades de educación fijaron para el inicio del año escolar. La reacción de los colegios privados no fue muy optimista ante este cambio.

En mi opinión, de este lado de la pantalla no podemos ver todas las piezas del rompecabezas, las que faltan, las que no encajan, o simplemente las que están un poco dañadas, por lo que no podemos desesperarnos, ni tomar medidas o acciones a la ligera; no es iniciar el año escolar simplemente por decir que inició, o que se regalaron unos que otros aparatos electrónicos. El inicio del año escolar se convirtió, técnicamente, en una problemática que afecta a casi todos los países del mundo, recordando que es un riesgo para la salud tanto de los estudiantes como de los familiares. Pero tampoco se debe ignorar la premura que es indispensable para poder completar los programas de clases, por eso cuando el nuevo ministro de educación, Roberto Furcal, dijo a su salida del palacio, que “Ha sido un proceso arduo de construcción, de investigación, de consultas, pero ya tenemos un plan, gracias a Dios”, le creo. Llevar adelante la educación en este tiempo no es fácil ni sencillo. Estemos expectantes, ya está el plan, no nos cerremos, esperemos que estas nuevas autoridades determinen un camino seguro para la educación de nuestra amada República Dominicana, y que la presencia de Jesús en nuestras vidas nos mantenga el pulso equilibrado.
¡Un abrazo!
emma_martinez10@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here