Las víctimas de violencia suelen no denunciar porque dicen que se trata de un hecho “sin importancia”. (Foto: Ilustrativa/Pexels)

Santo Domingo, RD – La oficina del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en República Dominicana publicó dos estudios sobre la violencia contra las mujeres y las niñas en el ámbito laboral y comunitario.

Los informes, realizados en alianza con el Ministerio de Interior y Policía, el Ministerio de la Mujer y la Oficina Nacional de Estadística (ONE), se desprenden principalmente de la Encuesta Experimental sobre la Situación de las Mujeres (ENESIM 2018) de la ONE, triangulando información especializada cualitativa y cuantitativa de otras fuentes.

Estas publicaciones cuentan con el apoyo del Proyecto Regional Infosegura, del PNUD LAC y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), y aportan datos claves sobre la situación de violencia de género existente en el país, y servirán para la toma de decisiones basadas en evidencia. El acto también contó con una intervención de la primera dama de la República, Raquel Arbaje.

Entre los principales hallazgos destacan que, en el ámbito laboral, el 97.3% de las mujeres optaron por el silencio y en el ámbito comunitario el 95.5%. Tanto en el trabajo como en la comunidad, más del 75% de las mujeres que reportaron ser víctimas de violencia no lo denunciaron “porque se trata de un hecho sin importancia”.

Además, los informes revelan que el 68.8% de las mujeres de 15 años y más, han experimentado algún tipo de violencia a lo largo de su vida, y más de la mitad (51.9%), la han vivido en espacios públicos.

Los documentos detallan también que más del 60% de las mujeres que reportaron violencia laboral (69.7%) y comunitaria (64.6%) dicen haber experimentado violencia entre sus padres en sus hogares durante la niñez.

“En ese sentido, se visibiliza una transmisión intergeneracional de la violencia al interior de la familia desde la infancia en la familia de origen, la cual se replica al interior de la familia actual, contra niñas y niños, entre la pareja y entre otros miembros de la familia”, dice el documento.

Además, los análisis indican que una de cada cuatro mujeres que han sido víctimas de violencia comunitaria pide permiso a sus parejas para salir con parientes o amigos y salir de compras o a hacer gestiones. Este hallazgo denota la aceptación y normalización de los comportamientos de control de los hombres, según el estudio.

En esa misma línea, más del 45% de las mujeres violentadas en ambos ámbitos considera que, “el marido debe ser el principal responsable de sufragar los gastos de la familia”, y más de un tercio piensa que “una buena esposa debe obedecer a su esposo en todo lo que él le ordene”.

En cuanto a la relación de la violencia y el nivel educativo, 39.9% de mujeres víctimas de violencia comunitaria y 36.4% de violencia laboral tienen un nivel educativo secundario o medio, seguidas de las universitarias que son un 29.3% de las víctimas en lo comunitario y un 27.5% en lo laboral.

Al vincular la violencia con los ingresos, se encontró que el 50% de las mujeres que sufren violencia comunitaria están laboralmente activas, seguido de un 39.5% inactivas. Al contrario de los que se suele pensar, las mujeres violentadas no pertenecen al sector más pobre (16.8%), medido a partir del ingreso per cápita de los hogares donde residen. Son las mujeres con ingreso medio (23.7%) quienes más padecen violencia, seguidas por las de más alto (20.2%), dice el estudio sobre violencia comunitaria.

Los documentos además detallan que Santo Domingo y la región Norte o Cibao son las macro-regiones con mayores índices de violencia en el ámbito comunitario y laboral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here