Reading, PA ¡Prisión!, ¡prisión! Eso que el pueblo tanto anhela parece a punto de realizarse. Como dice el dicho: “el que espera lo mucho, espera lo poco”, y es exactamente eso; falta poco para ver en prisión a todos los que aún gozan de bienes obtenidos ilícitamente con los fondos públicos.

No habrá trampa ni pri­vilegios, y quien haya incurrido en corrupción ahora tendrá que rendir cuentas. Al menos, esto es lo que ha advertido la nueva procurado­ra general de la Repúbli­ca, Miriam Germán Brito. “Nadie estará exento”, di­jo, y esto incluye hasta ex­presidentes, que podrían ser llamados ante la justicia si existiera algún indicio en su contra.

Y la procuradora de Per­secución a la Corrupción, Yeni Berenice Reynoso, tu­vo el tono más enfático y contundente sobre la actual de­terminación contra este insidioso fla­gelo: “Vamos con todo y por todos”.

La procuradora, Miriam Germán Brito, designó el día 7 de este mes a Yeni Bere­nice Reynoso Gómez como directora general de Perse­cución, mientras el Consejo Superior del Ministerio Pú­blico puso bajo la respon­sabilidad del procurador adjunto, Wilson Camacho, a la Procuraduría Especiali­zada de Persecución a la Corrupción Administrativa (PEPCA).

El Consejo aceptó la renuncia al car­go de la magistrada Laura Guerrero Pelletier, y con colocó a Camacho en el PEPCA, en forma interina.

Germán Brito trasladó la sede de la unidad antico­rrupción a la cuarta planta del edificio de la Procuradu­ría. Ese órgano dependien­te funcionaba, en principio, con seis fiscales, pero aho­ra tiene un total de 25.

Además, será fortalecida con la contratación de expertos en diversas áreas, tales como contabilidad, tecnolo­gía y finanzas, con el objeti­vo de reforzar las investiga­ciones y el procesamiento de la criminalidad organizada, en especial de delitos financieros como la corrupción y el lavado de activos.

En el caso de la Direc­ción de Persecución, esta recibirá el reforzamiento de 15 fiscales, que también podrán prestar asistencia a la PEPCA cuando el nivel de las investigaciones así lo re­quiera.

Que se prepare todo el que a costo del dinero de los dominicanos se ha dado la gran vida, llena de lujos y viajes, sin ningún sentido de responsabilidad ni remordimiento; todos aquellos que han manejado, aunque sea un peso de los bienes del estado están bajo la lupa, ahora es cuando veremos quiénes son los hombres y mujeres verdaderamente honrados y los que no la pagarán.

Dios nos bendiga y el impacto de Jesús en nuestras vidas nos mantenga el pulso equilibrado.
¡Un abrazo!
emma_matinez10@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here