Reading, PA – El medioambiente nos necesita a todos, si queremos tener un planeta donde nuestros descendientes puedan vivir. 

Ambientalistas y líderes juveniles de diversas organizaciones del país, consideran que la República Dominicana ha dado un salto positivo en materia ambiental, con la reciente promulgación de la ley 94-20 sobre educación y comunicación ambiental.

La ley consta de unos 38 artículos y crea una comisión de veeduría que está compuesta por entidades públicas y privadas asociadas al tema ambiental. Entre ellas, la Academia de Ciencias, las fundaciones Sur Futuro, Propagas y la Federación Dominicana de Municipios (FEDOMU), entre otras entidades.

Prevé a su vez, que el Ministerio de Medio Ambiente disponga una red de facilitadores comunitarios, así como campañas educativas en medios de comunicación y otras acciones.

Sin embargo, entendemos que este nuevo marco jurídico, cuyo objetivo es incluir la educación ambiental en los diferentes niveles del sistema escolar y superior, a fin de concienciar y sensibilizar a la sociedad dominicana, constituye un gran reto para las nuevas autoridades de gobierno. Se pueden lograr avances significativos en materia de educación ambiental si se lograra que el Ministerio de Medio Ambiente, el Ministerio de Educación (Minerd) y el Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología (Mescyt), trabajen combinados y si se aumenta el presupuesto para estos fines. El país enfrenta serios desafíos en materia de calidad educativa, y más en esta nueva modalidad de enseñanza virtual. Garantizar el éxito de la iniciativa dependerá en gran medida de la eficiencia con que se impartan las enseñanzas ambientales al estudiantado, y de la preparación de los educadores en temáticas ambientales.

Será la aplicación eficiente de esta nueva ley, la articulación y coordinación entre organizaciones de la sociedad civil, los medios de comunicación y el Ministerio de Educación, lo que dará paso a acciones conjuntas, que permitirán la interacción de los actores en las comunidades, estableciendo un contacto directo con la población infantil, juvenil y de personas adultas.  

Nosotros, como sociedad civil, tenemos la responsabilidad de contribuir con la vigilancia y la auditoría social de su eficiente aplicación; es hora de que los asuntos públicos sean asunto de todos y todas.

De la mano de esta ley esperamos la promulgación de la ley de residuos sólidos, que ayudará a disminuir la generación de desechos sólidos y mejorará el tratamiento que se les da después de su uso. La ley de residuos sólidos se encuentra a las puertas de su promulgación; les corresponde dar ese paso a las nuevas autoridades gubernamentales.
¡Un abrazo!
emma_matinez10@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here