El turismo, una de las fuentes principales de ingresos para la R. D. ha sido muy golpeado por la pandemia. (Foto: archivo EFE)

Santo Domingo. – Un reciente estudio revela que los altos costos del transporte, las elevadas tasas impositivas y la gran cantidad de trámites burocráticos que existen en el país para el desarrollo de la actividad empresarial, ponen a la economía dominicana en desventaja frente a otros países de la región, en especial los de Centroamérica.

Por estas razones, afirma el estudio, publicado por el Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (CREES), “se hace evidente la necesidad de aplicar cambios institucionales y reformas estructurales en la plataforma de negocios del país”.

El estudio sugiere que esos cambios “aumentarían la competitividad de las empresas locales, promoviendo la creación de nuevos emprendimientos formales que, por lo tanto, crearían más y mejores empleos productivos”. “En otras palabras, no solo mejoraría el clima de negocios en la isla, sino que se incrementarían los ingresos reales de los ciudadanos”, indica el documento, de la autoría del economista senior de la CREES, Miguel Collado Di Franco.

El experto argumenta que en la situación que atraviesa la economía como consecuencia de la pandemia del COVID-19, medidas como las que cita “son más necesarias que nunca, si se quiere lograr una verdadera recuperación económica”.

Collado también señala que la capacidad que tiene un país de competir con otras economías es fundamental para el desarrollo económico interno y la creación de excedentes de riqueza. “Esto es aún más importante en países pequeños, como República Dominicana, donde mantener una constante expansión hacia el exterior y un flujo de inversiones desde el extranjero es clave para el crecimiento y el desarrollo económico”, explica.

Uno de los aspectos estudiados por el economista es el de las exportaciones. “El nivel de competitividad de República Dominicana nos pone en desventaja en comparación con los países de Centroamérica”, dice, señalando una gráfica comparativa de los PIB de la región, en la que se refleja que el país presenta la menor proporción de ventas al exterior como porcentaje del PIB, un 12.6%. Honduras tiene un 56.7%, el mayor nivel de la región, y Nicaragua el segundo más elevado, con un 49.8%.

“Es evidente la falta de competitividad del país, lo que nos pone en desventaja para exportar nuestros bienes y servicios y penaliza la capacidad de las empresas locales de competir con las importaciones desde el exterior”, asegura el estudio.

Con información de agencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here