Protestas antirracistas presagian cambio en Estados Unidos, dice historiadora.

0
Los equipos de noticias se reúnen cuando los empleados de la ciudad inspeccionan la estatua decapitada de Cristóbal Colón en Columbus Park, en el barrio de North End de Boston, Massachusetts, EE. UU. EFE / EPA / CJ Gunther / Archivo

Chicago (IL), (EFE ).- El vandalismo contra estatuas del famosos generales del ejército confederado y de conquistadores españoles como Cristóbal Colón durante las protestas contra el racismo y la violencia policial es un llamado de atención que presagia un cambio en Estados Unidos, donde una juventud diversa e instruida se hace sentir como nunca, dice la historiadora Roxanne Dunbar-Ortiz.

“Esto no ocurrió nunca en la historia de Estados Unidos. Después de este llamado de atención este país ya no será el mismo”, asegura en entrevista con Efe la escritora de 80 años, autora de 16 libros entre los que destaca “Una Historia de los Pueblos Indígenas de Estados Unidos», en el que aborda la Doctrina del Descubrimiento y el papel de los colonizadores en América.

Ese «llamado de atención» como lo define Dunbar-Ortiz se tradujo en manifestantes destruyendo o vandalizando estatuas de Colón en varios estados del país.

ATAQUES A LAS ESTATUAS DE COLÓN

Una estatua de tres metros del navegante de origen genovés fue derribada en Saint Paul, ciudad cercana a Minneapolis (Minnesota), donde en mayo pasado murió el afroamericano George Floyd cuando era arrestado por la policía blanco, hecho que desató la actual ola de protestas.

Otro monumento fue decapitado en Boston (Massachusetts) en su pedestal ubicado en el corazón de la ciudad y en Houston, la cuarta ciudad más grande del país la estatua de Colón apareció pintada de rojo una mañana y 24 horas más tarde mutilada.

Tal es el empuje de este nuevo movimiento que legisladores de California anunciaron esta semana que retirarán la estatua del descubridor instalada en el Capitolio estatal, decisión similar tomada por la ciudad de West Orange, en Nueva Jersey.

En Albuquerue, en Nuevo México, quitarán la estatua del conquistador Juan de Oñate, después de que este lunes se registrasen disturbios con disparos por parte de un grupo de milicianos que defendía al gobernador español de los siglos XVI y XVII de los protestantes.

MANIFESTACIONES CON ALCANCE INTERNACIONAL

Según Dunbar-Ortiz, reclamos anteriores contra el racismo y la brutalidad policial, además del pasado esclavista del país, no tuvieron la repercusión del movimiento actual, que inclusive fue replicado a nivel internacional. “En mi larga vida de historiadora nunca experimenté lo que está sucediendo”, comenta.

“Lo que sucede ahora no tiene precedentes, la gente está más receptiva que nunca a los reclamos contra las injusticias”, dice la también activista, quien ve a los jóvenes muy involucrados en el movimiento.

“Es una generación joven y muy diversa, que estudia y actúa sobre el nuevo conocimiento que tiene”, indica la experta, quien destaca que se han visto protestas del movimiento Black Lives Matter (La vida de los negros importa) hasta en el pequeño pueblo de Oklahoma donde nació.

En su libro “Una Historia de los Pueblos Indígenas de Estados Unidos”, la historiadora escribe que Colón es considerado el pionero del colonialismo europeo en el hemisferio occidental y del genocidio de los indígenas Arawaks en el Caribe.

También inauguró el tráfico transatlántico de esclavos, y al regresar a España llevó nativos esclavos que fueron vendidos en el mercado europeo, agrega.

TENSIÓN CRECIENTE

A Dunbar-Ortiz, quien también escribió el libro “Raíces de Resistencia: Historia de la Tenencia de la Tierra en Nuevo México”, le preocupa la reacción que hubo esta semana en Albuquerque.

El autor de los disparos, Steven Ray Baca, integra una milicia llamada Guardia Civil de Nuevo México, vinculada a “los Hispanos”, como se hacen llamar quienes se consideran descendientes de los colonizadores que llegaron en 1598.

“Es hijo de un alguacil y como tal solamente fue acusado de agresión agravada con arma de fuego, en lugar de homicidio. Nunca lo van a procesar por un cargo serio”, apunta la escritora.

«Los Hispanos» controlan la policía y la política en la mayoría de las ciudades, pueblos y condados de Nuevo México, dice, y reclaman la tenencia de la poca tierra que permanece en poder de los indígenas de la tribu Pueblo.

“’Los Hispanos’ dan mucho miedo porque son fascistas que creen descender de los colonizadores originales y consideran que todos los demás son extranjeros o ciudadanos de segunda clase”, crítica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here