La sexualidad femenina sigue siendo tratada con resistencias en la sociedad moderna. (Foto: pexels.com)

¿Cuándo te ves al espejo, ves a una mujer que disfruta su sexualidad? Esta pregunta me la hice cuando tenía 40 años y descubrí un montón de mitos y tabúes con los que había crecido a pesar de ser una mujer de mente bastante amplia, y entonces pensé, si yo aún tengo en mi inconsciente esta serie de prejuicios acerca de la sexualidad ¿qué les pasara a otras mujeres? ya que históricamente nos han impuesto por ignorancia, temor o pudor una serie de restricciones para no descubrir y sentir placer.

Temas como la masturbación, el orgasmo, el punto G o las fantasías eróticas permanecen en un gran silencio. Entonces inicie una investigación de mí y mi relación con mi cuerpo y el placer.

Hablar sobre sexo ha sido todo un tabú, por lo que creo que hay que romper con la barrera que reprime la sexualidad, especialmente en las mujeres. Un tabú es todo aquello que no es comprendido socialmente y que se relaciona con una conducta fuera de lo normal. Pero ¿por qué debería ser así? ¿Por qué para nosotras las mujeres hablar de sexo abiertamente y sin restricción está mal visto y para los hombres es normal y en algunos casos hasta aceptado y aplaudido? Todo esto parte de las desigualdades que subsisten por la inequidad en los géneros y la falta de educación. Así que, como adultos responsables, debemos empezar a extender la enseñanza más allá de los temas limitantes de abstinencia y de anatomía. Debemos empoderar y alentar a las jóvenes con o sin experiencia sexual a aprender sobre los componentes del sexo que tradicionalmente han sido etiquetados como tabú.

Enseñar una educación sexual responsable, respetuosa y saludable es una de las claves para tener mujeres que se disfruten a plenitud. Debemos dejar de creer y fomentar mitos y tabúes en cuanto al sexo, y enfrentarnos a nuestro descubrimiento como seres sexuados desde la concepción. 

Las mujeres, además, tienen una dificultad biológica que ha obstaculizado el desarrollo pleno de su sexualidad. ¡El descubrirse! En el caso de los niños descubren sus genitales en el vientre materno y juegan con su pene y se ve como algo normal. Las niñas, al tener los genitales ocultos, no los exploran desde la infancia y cuando tratan de experimentar, se las regaña y limita fomentando desde entonces la desigualdad en el sexo. Por esto amiga si hoy te miras al espejo y al responder la pregunta, te das cuenta de que aún no te sientes plena y satisfecha, busca ayuda, no permitas que pase el tiempo si descubrir un mundo de posibilidades con tu sexualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here