Personas cosechando hortalizas ( Archivo EFE)

Sin que se vislumbre un acuerdo en materia migratoria, recientemente trascendió que 7 de cada 10 estadounidenses apoyan establecer un plazo de 8 años para que los migrantes indocumentados obtengan la ciudadanía, algo con lo que concuerdan el 57 % de los republicanos y el 78 % de los demócratas.

Una encuesta nacional realizada por las organizaciones civiles Data for Progress y We Are Home Acti on, indica que sin importar el partido al que votan o su color de piel, mayoría de los estadounidenses está de acuerdo con el camino a la ciudadanía para los indocumentados que defiende la Administración del demócrata Joe Biden. Especialmente para los beneficiarios del programa DACA (los indocumentados llegados al país de niños) y los trabajadores esenciales.

La encuesta, realizada del 17 al 19 de marzo en inglés y por internet a una muestra de 1.189 posibles votantes y con un margen de error de más/menos 3 puntos, también revela la importancia que le dan los ciudadanos a que se apruebe la reforma migratoria en el Congreso y cuánto pesaron las propuestas sobre inmigración a la hora de decidir por quién votar en noviembre pasado.

El 80 % de los que votaron entonces por Biden dijo que poner fin a la política de separación de familias migrantes seguida por el republicano Donald Trump durante su presidencia influyó en su voto.

La encuesta indica que hay 44 puntos de ventaja entre los que favorecen el camino a la ciudadanía para los indocumentados sin antecedentes penales y los que se oponen a dar ese paso (un 25 %), una diferencia que se amplía en el caso de los demócratas a 64 puntos y en el caso de los republicanos a 19 puntos.

Entre los que se declaran independientes o de otro partido, el 68 % está de acuerdo y el 25 % en contra, es decir una diferencia de 43 puntos.

La medida que promueve Biden es apoyada por el 72 % de los latinos, el 70 % de los blancos y el 62 % de los negros.

Los blancos son los que más de oponen (26 %), seguidos de latinos (22 %) y los negros(21 %).

La ciudadanía para los beneficiarios de DACA, conocidos como «dreamers» o soñadores, es apoyada por un 70 % y rechazada por un 24 % de los encuestados.

Entre los demócratas esos porcentajes son del 82 % y 10 %, entre los republicanos, del 55 %/39 %, y entre los independientes o de otros partidos, del 70 %/22 %.

El 74 % de los hispanos, el 70 % de los blancos y el 65 % de los negros quieren que los «soñadores» puedan tener ciudadanía de este país, frente a un 17 % en el primer grupo, 25 % en el segundo y 16 % en el tercero que rechazan que se les de ese beneficio.

En cuanto a los trabajadores esenciales sin papeles, el 66 % de los estadounidenses está de acuerdo con que se establezca un camino para que sean ciudadanos y un 27 % se opone. La misma medida para los indocumentados que trabajan en la agricultura recaba un 63 % de adhesiones y un 28 % de rechazos.

La encuesta plantea si el Congreso debiese tramitar cuanto antes la reforma migratoria para que «nadie se quede atrás mientras el país se recupera de la pandemia y de la crisis económica», incluso aunque solo cuente con el respaldo de los demócratas, o por el contrario, no debería hacerlo hasta lograr un acuerdo con los republicanos, aunque eso signifique que algunos puntos no sean recogidos en el texto final. El 47 % se inclina por lo primero, un 11 % no sabe y un 43 % piensa que es mejor la segunda opción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here