La penalizada frontera por el Covid-19.

0
Vista general de la entrada de automovilistas a la Central de Abastos, este lunes donde se colocaron 120 lonas de gran tamaño, para difundir el mensaje de "Zona de Alto Riesgo" en Ciudad de México (México). EFE/José Pazos

Grito de la Frontera. – Mientras escribo estas líneas al inicio de esta semana México suma 14.677 casos confirmados y 1.351 decesos, aunque el Gobierno calcula que la cantidad de enfermos podría ser nueve veces mayor con base en el modelo centinela. Se estima que hay un aumento de 100 casos diarios. Por supuesto, estas cifras irán en aumento a medida que se realicen más pruebas. También, como en otros países, hay personas que mueren por el virus que nunca llegan al hospital, por lo cual no son contadas.

Estas cifras reflejan que en los estados fronterizos del Norte tienen muchas más infecciones y muertes que los estados fronterizos del sur.  El temor es que el virus se propague a México desde los Estados Unidos y no viceversa. Para agravar la situación, no existe una política fronteriza que limite el aumento del contagio en esta área geográfica.  En este momento, el comercio entre los dos países es de billones de dólares y el virus abordará los aviones, trenes y camiones que transportan turistas y comercio.

En México, en las plantas de ensamblaje (maquiladoras) hay trabajadores infectados con el virus y algunas plantas han cerrado o disminuido sus funciones a medida que los trabajadores comienzan a protestar por las condiciones de trabajo y el aumento del virus en estas plantas.  La mayoría de los trabajadores que pierden sus empleos no reciben asistencia. Se dice que algunas de estas compañías están cubriendo a sus empleados con la mitad de sus salarios.  Estas plantas de ensamblaje acostumbran ir a la frontera para obtener mano de obra barata ya que las normas medioambientales no son muy estrictas y la organización sindical es muy difícil.

Antes de esta pandemia, la gente cruzaba fácilmente la frontera alimentando un intercambio económico-cultural que era beneficioso para ambos lados de la frontera. Debido al acelerado aumento de casos de coronavirus, este intercambio económico y cultural sufrirá gravemente. Se espera que lo peor de esta situación se de en el lado mexicano de la frontera debido al impacto en el turismo médico y todos los trabajos relacionados que esta industria promueve.  Si bien aún se puede cruzar a México si tiene una cita médica, muchos no querrán ir en este momento.

Para complicar la situación, la agencia ejecutora de inmigración y aduana (I.C.E. por siglas en inglés), está deportando a inmigrantes infectados por el virus o que han estado en contacto en centros de detención con otras personas infectadas.

Recuerde que este momento, por más difícil que sea, es solo la primera fase de la pandemia. Si bien necesitamos una estrategia nacional fuerte y coordinada, también necesitamos una estrategia global si queremos mantener a todos los ciudadanos de ambos lados de la frontera sanos y seguros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here