Inmigrantes haitianos, son interceptados por miembros de la Patrulla Fronteriza en Del Río, Texas, EE. UU. (Foto: VOA)

Más de 10.000 inmigrantes haitianos permanecen en un campamento improvisado en Del Río, Texas, desde el fin de semana pasado. Muchos han sido devueltos a la isla caribeña desde EE. UU.

WASHINGTON D.C. — Estados Unidos está aumentando la frecuencia de sus vuelos de deportación de migrantes haitianos desde el estado de Texas, incluso cuando miles de otros ciudadanos de este país pueden ingresar a tierra estadounidense con la promesa de comparecer en una oficina de inmigración dentro de 60 días.

No estaba claro de inmediato por qué los funcionarios estadounidenses estaban enviando a algunos haitianos de regreso a la nación caribeña el miércoles, mientras que otros estaban registrados y se les permitió, al menos durante semanas, permanecer en suelo de estadounidense. Se estima que 14.000 haitianos han acudido en masa desde México a la ciudad fronteriza de Del Río, Texas.

Miles de migrantes haitianos han sido liberados en Estados Unidos en los últimos días, según un informe de Associated Press, que amplía una cuenta de la Voz de América del martes; varios cientos de ellos habían sido liberados.

Muchos de los migrantes habían estado viviendo en Chile, Brasil y otros países de América del Sur después de huir de los escombros del terremoto de 2010 en Haití. Pero viajaron a la frontera de Estados Unidos, cerca de Del Río, basándose en afirmaciones erróneas en las redes sociales de que había un cruce abierto. Los funcionarios estadounidenses han instado repetidamente a los migrantes a quedarse donde estaban.

Estados Unidos planeaba hasta cinco vuelos de deportación el miércoles, con 135 migrantes a bordo en cada viaje, con destino a Puerto Príncipe, la capital de Haití, y a la segunda ciudad más grande de la isla, Cabo Haitiano. Siete vuelos están programados para el jueves.

Desde el domingo, más de 1.000 migrantes han sido enviados de regreso a Haití, un lugar donde muchos de ellos no han vivido durante una década.

La política de deportación ha generado críticas de activistas de inmigración que dicen que se debería permitir a los migrantes presentar sus solicitudes de asilo para permanecer en Estados Unidos.

Arrecian las críticas

El líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, normalmente un aliado del presidente Joe Biden, instó el martes al líder estadounidense y al jefe de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, a «poner fin de inmediato a estas expulsiones», alegando que estos vuelos se hacen eco de las políticas «odiosas y xenófobas» del expresidente Donald Trump «que ignoraban nuestras leyes de refugiados».

Mayorkas dijo en una audiencia en el Congreso que los funcionarios del gobierno esperan limpiar el campamento de migrantes debajo del puente en Del Río dentro de los próximos nueve o 10 días.

«Esperamos ver resultados dramáticos en las próximas 48 a 96 horas, y tendremos un sentido mucho mejor en los próximos dos días», dijo.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, un acérrimo crítico de la Administración Biden y de su manejo de la migración en la frontera, ordenó a los trabajadores estatales alinear docenas de automóviles públicos, en un «muro de acero» de varios kilómetros de largo para intentar así evitar que más migrantes pasen por encima de los «abrumados» agentes fronterizos estadounidenses hacia Texas.

Abbott estimó que 8.600 migrantes permanecen en el Puente Internacional Del Río, menos que los 14.000 que se estima que acamparon allí el fin de semana pasado.

El gobernador de Texas culpó al gobierno de Biden por el caos en la frontera.

«Cuando tienes una administración que no está haciendo cumplir la ley en este país, cuando tienes una administración que ha abandonado cualquier pretensión de asegurar la frontera y asegurar nuestra soberanía, ves la avalancha de personas», dijo Abbott en una conferencia de prensa en Del Rio.

Mientras tanto, las autoridades de inmigración iniciaron una investigación sobre escenas en la frontera el domingo pasado en las que agentes fronterizos estadounidenses montados a caballo acorralaron a algunos de los haitianos y los obligaron a regresar a México.

Altos funcionarios estadounidenses, incluidos la vicepresidenta Kamala Harris y el propio Mayorkas, condenaron las acciones de los agentes tal como fueron capturadas en video y fotografías.

Mayorkas dijo a los legisladores el miércoles que las escenas del trato de los agentes fronterizos a los migrantes «fueron recibidas correcta y necesariamente con el horror de nuestra nación».

“No reflejan quiénes somos como país”, dijo, ni la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU.

En un comunicado, Denise Bell, investigadora sobre los derechos de los refugiados y los migrantes en Amnistía Internacional-USA dijo: “La Administración Biden ha tenido meses para remodelar la forma en que Estados Unidos trata y da la bienvenida a las personas y, una y otra vez, ha fracasado. Las personas que buscan seguridad merecen algo mucho mejor que esto de una administración que prometió humanidad y dignidad».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here