Activistas han luchado por años para que se cierre el centro de detención. (Foto: Cortesía/Shut Down Berks Coalition)

Reading, PA – El Centro Residencial del Condado de Berks se convertirá en una instalación solo para mujeres inmigrantes, según lo determinó la Junta de Comisionados de ese condado el 19 de agosto en el tribunal de esta ciudad.

A fines de febrero, todas las familias detenidas en esa prisión fueron entregadas a sus parientes o a sus patrocinadores. Al mismo tiempo que las familias fueron liberadas, la comisionada Christian Leinbach y el comisionado puertorriqueño Michael S. Rivera –primer comisionado latino–empezaron los trámites para renovar el contrato con la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Ambos funcionarios republicanos trabajan en equipo, y comenzaron pláticas para usar la instalación como prisión para mujeres migrantes. El demócrata Kevin Barnhardt, el tercer miembro de la Junta, no estuvo presente en la reunión de votación. Se oponía a que el centro se usara para dicho fin.

Berks es una de las 135 instalaciones de detención listadas en el sitio web www.ice.gov de ICE. Hasta ahora no se sabe cuando esa prisión va a recibir mujeres que buscan asilo en los Estados Unidos de acuerdo con Stephanie Weaver, la portavoz del condado Berks.

Juana Mora, organizadora de Make the Road Pennsylvania, organización a favor de los derechos de los inmigrantes, y miembro de la comunidad de Reading expresó, “estamos indignados por la conducta de nuestros comisionados porque han tomado decisiones que afectan negativamente a nuestra comunidad”. Como mujer, añadió que no puede permitir que mujeres migrantes que llegan a Estados Unidos debido a la violencia y pobreza de sus países en busca de una vida mejor, “sean encarceladas en Berks”.

Centro de detención Berks 1
A varios meses de que las familias fueron liberadas, ahora se encarcelará a mujeres migrantes.  (Foto: Cortesía/Shut Down Berks Coalition)

Por su parte la comisionada Christian Y. Leinbach precisó, “estamos aprobando este contrato porque si la mitad de los reclamos de las personas fueran ciertos este Centro hubiera cerrado hace mucho tiempo atrás. Este es una situación con la que venimos lidiando hace muchos años”. En tanto, Michael S. Rivera destacó que “el Condado ha estado generando inspecciones mensuales al Centro y no ha hallado fallas. Representamos a todos los constituyentes de Berks, no solo a un grupo. Nuestro trabajo es escuchar, pero no es estar de acuerdo”.

Chris Ellis, residente de Berks y líder de Berks Stands Up afirmó, “ya hemos visto el Centro de detención de familias, y ahora están tratando una nueva versión de encarcelación de inmigrantes en nuestra comunidad; nuestro condado necesita que esta instalación sea un verdadero recurso para la comunidad y no una prisión más grande”.

Miembros de la Coalición Para el Cierre del Centro Berks puntualizaron que saben muy bien cómo opera ICE, sin rendición de cuentas y descuido. Están conscientes de que en cualquier momento ICE puede traer a esa prisión a más familias iniciando de nuevo un ciclo de abuso de los detenidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here