Las asclepias (milkweell), son plantas que proveen alimento para abejas, mariposas monarca y otros insectos. (Foto: Facebook Richmond Montessori School)

El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, con la finalidad de sensibilizar a la población mundial acerca de la importancia de cuidar nuestros ecosistemas y fomentar el respeto al medio ambiente.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, se deben centrar los esfuerzos en motivar a las personas y comunidades, para que se conviertan en agentes activos del desarrollo sostenible y de protección del medio ambiente. Por ello, invita a las personas a mejorar sus hábitos de consumo, a las empresas a desarrollar modelos más ecológicos, a los gobiernos a proteger las zonas salvajes, a los jóvenes a alzar la voz por el futuro del planeta, y a los profesores a educar con valores y amor a la naturaleza.

“La protección del medio ambiente requiere del apoyo de todos”

PROFESORES HACIENDO EL CAMBIO AL CAMBIO CLIMÁTICO

Ante la preocupación de tener un mejor presente, y un futuro limpio y seguro para nosotros y nuestros hijos, profesores de educación elemental se han volcado a la tarea de difundir entre los niños el amor por “Nuestra Madre Tierra”. Un ejemplo de ello es la maestra Yadira Hernández, geóloga de profesión, originaria de Sonora, México, y quien colabora como docente en la Escuela Montessori de Richmond en Texas.

Los alumnos de la maestra Hernández son niños de primer a tercer año de nivel primaria, a quienes enseña que, el impacto de nosotros en la naturaleza impacta a todo el mundo. “En la escuela tenemos programas de reciclado, elaboración de composta, propagación de especies nativas; y jardines con asclepias (milkweell), plantas que son una fuente importante de néctar para abejas y otros insectos, además de ser alimento para las mariposas monarca”.

Esta entusiasta docente también muestra a los niños la importancia de cultivar su propia comida, y todo lo que cuesta cultivar sus propios alimentos; para lo cual ella junto con sus alumnos han montado pequeñas parcelas donde los niños ya han aprendido cómo sembrar y cultivar algunas verduras. Asimismo, en los jardines se estudia y se aprende lo que es la biodiversidad.

“Hace poco encontramos en el jardín crisálidas de mariposas monarca, y aprovechamos para hacer conciencia en los pequeños sobre la importancia de cuidarlas y protegerlas para continuar su camino de migración a México. Enseñamos al niño que somos una pequeña parte de un universo, una pequeña parte capaz de generar un gran impacto en su entorno”.

Por otro lado, en Huston se tiene un programa que promueve ahorrar energía eléctrica, donde se invita a la población a apagar las luces de los exteriores e interiores de sus casas de 10:00 PM a 6:00 AM de la mañana para favorecer la migración de aves. “Ante ello, los niños organizaron la iniciativa de mandar cartas a los vecinos para invitarlos a que apagaran sus luces; sin duda, los niños son muy influenciables, con un corazón abierto para resolver problemas del medio ambiente”.

“En lugar de aceptar, podemos luchar y trabajar para recuperar lo que se tiene”

Los niños aprenden la importancia de cuidar a las mariposas monarca para continuar con su migración. (Foto: Facebook Richmond Montessori School)

CONTAMINACIÓN Y ALERGIAS

La contaminación del aire ha sido un problema que aqueja la salud y la vida de más del 40 % de personas en Estados Unidos, según un informe de 2019, emitido por la Asociación Estadounidense del Pulmón.

De acuerdo con la maestra Hernández, hacia el este de Huston, un lugar cercano a Richmond, existen refinerías, gaseras, y plantas de tratamiento, lo que aumenta el riesgo de contraer cáncer y asma entre las comunidades inmediatas y no tan inmediatas, ya que los vientos llevan la contaminación hacia sus hogares al oeste de Houston.

Otro de los problemas de salud que enfrenta esta comunidad son las alergias, las cuales se presentan cada año debido al polen, un polvo color amarillo, producido por árboles, flores y pastos en esta época del año, y que se agrava por la presencia de viento y la falta de lluvia.

“En nuestra comunidad las alergias son un problema de salud muy importante, no sólo por polen, sino por contaminación del aire por hidrocarburos”.

Alumnos de la maestra Yadira Hernández durante una clase en el jardín.
(Foto: Facebook Richmond Montessori School)
 

LOS NIÑOS, LA ESPERANZA

Sin duda, el reto es enorme. Revertir los efectos provocados por el cambio climático será imposible sin la participación de todos. Seamos conscientes de la educación de nuestros hijos, y al igual que la maestra Yadira Hernández, y de todos los docentes que participan en la educación ambiental, ayudemos a los pequeños a amar y a respetar todo lo que les rodea, de esa forma se amarán y respetarán a ellos mismos también.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here