“El nido vacío” (expresión que se define cuando los hijos adultos parten del seno de los padres para formar sus propias familias) es parte del proceso evolutivo de la vida. (Foto: Jill Wellington, Pixabay)

El envejecimiento femenino es un proceso natural de nuestra condición humana. Para llegar saludables a este ciclo y disfrutar de la vida, en todo su potencial, sería útil desarrollar un plan estratégico de vida en el aspecto físico, emocional, espiritual y social. Este tema fue presentado en la edición del 5 de marzo de Madre Tierra Philly, presentado por Arianne Bracho y Carmen Marcet.

Virginia Molina Corsi –psicóloga y graduada con una maestría sobre la mujer, con una especialización en subjetividad femenina, de la Universidad Central de Venezuela–, mencionó que el envejecimiento es una fase dentro del proceso evolutivo de las personas. Molina añadió que algunos médicos consideran que el envejecimiento femenino comienza a partir de los treinta y cinco años.

Molina identifica dos etapas: la primera definida por el pasado formado por experiencias que marcan, como la de ser madre, y la segunda, con una proyección futurista de lo que le queda por vivir, cuando ya no predominen las obligaciones, en la que se pudiera padecer del síndrome del nido vacío.

El testimonio de Gladys Paredes

Con noventa años, la señora Gladys es una mujer alegre, motivadora, saludable y con ganas de seguir aprendiendo en la vida. Le encanta cocinar y esta pasión la motivó a publicar en el 2019 su libro: “Cocinando con Gladys: Mis recetas favoritas”, que fue presentado en la primera Feria Latinoamericana del Libro en Filadelfia.

Durante la conversación, doña Gladys recordó que le encanta aprender sobre la tecnología y se ayuda de ella para conectarse con su familia y seguidores a través de su Instagram @gladysparedes26. Además, ejercita su memoria con la sopa de letras (pupiletras), le encanta explorar nuevos proyectos, y que le gusta compartir su tiempo con sus amigos. 

El cuidado integral

Molina mencionó que el entorno familiar beneficia al proceso de envejecimiento. Una dinámica familiar que provee esquemas de protección y afecto son muy positivos en esta etapa. Además, una alimentación saludable, tener proyectos y sueños de seguir aprendiendo estimula el deseo de vivir. Los círculos de apoyo social, como el grupo de amigas, también ayuda a establecer conexiones afectivas importantes durante esta etapa.

¡Muchas mujeres no aceptan la edad que tienen! Existe una connotación cultural objetiva y subjetiva al respecto. ¿Qué piensa usted? LinkedIn @maryluzmarques, Twitter @maryluz_marques

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here