PA Domestic Workers Alliance / Billy Penn

Rufina Rodríguez Luchó por contener las lágrimas al recordar los mensajes de los empleadores cuyas casas había limpiado por años. Eran las mismas palabras dolorosas que recibieron muchos trabajadores en su campo.

Mis jefes enviaban un mensaje de texto o tal vez llamaban para decir que teníamos que quedarnos en casa”, dijo Rodríguez, de 49 años, en español. “No podíamos ir a trabajar”.

De un día para otro, pasó de limpiar siete casas a ninguna. “Algunos de mis empleadores estaban dispuestos a ofrecer algún tipo de ayuda durante la pandemia”, agregó, “pero no todos”.

Los trabajadores domésticos, trabajadores agrícolas, asistentes de salud en el hogar, personal de restaurantes, no pudieron calificar para los programas de estímulo estatales y federales. Muchos de ellos se vieron obligados a tomar decisiones angustiosas, ¿Pago el alquiler o pongo comida en la mesa?

La familia de Rodríguez enfrentó un golpe adicional debido a las leyes federales de inmigración: a pesar de que su esposo e hijo eran ciudadanos estadounidenses, no podían calificar para un cheque de estímulo federal debido al estatus de Rodríguez como ciudadana mexicana.

Ella y otros miembros de la Alianza de Trabajadores Domésticos de Pensilvania se unieron a los organizadores para presionar a la ciudad. Exigieron que los funcionarios intervengan y constituyan fondos de emergencia para compensar el supuesto fracaso del gobierno federal. Incluso después de obtener un “no” severo del Ayuntamiento, persistieron, recaudando fondos de fuentes externas y trabajando con funcionarios electos en una solución.

La ciudad comienza a aceptar solicitudes para el Fondo de Ayuda para Trabajadores de Filadelfia. Es una suma de dinero de $ 1.7 millones que proporcionará pagos únicos en efectivo de $ 800 a miles de familias dejadas por otros programas de ayuda del gobierno.

La ayuda es financiada por una combinación de filántropos y grupos de Filadelfia, más significativamente por una infusión de $ 750,000 del financiero liberal George Soros, cuyas Fundaciones para una Sociedad Abierta (Open Society Foundations) han dirigido cientos de millones a fondos de ayuda similares en otras ciudades. Los defensores esperan que el fondo proporcione el andamiaje para continuar este tipo de política laboral urbana en el futuro, proporcionando asistencia a los residentes financieramente vulnerables mucho después de que la pandemia dé paso a la próxima crisis económica.

Los pagos únicos pueden no significar mucho por ahora, pero para algunas familias dejadas atrás por la pandemia, es la primera señal de apoyo en meses.

Cómo ganaron apoyo los trabajadores

En marzo, parecía que la fuerza laboral de la economía monetaria encontraría poco apoyo en el Ayuntamiento.

El alcalde Jim Kenney objetó cuando se le preguntó qué haría su administración para ayudar a los residentes como Rodríguez. Cientos de trabajadores protestaron contra los legisladores de la ciudad a través de Zoom a fines de marzo, exigiendo que asumieran la responsabilidad para proporcionar asistencia de emergencia.

Nuevo fondo de $ 1.7 millones de Filadelfia 1
noviembre 2019 – Firma con las trabajadoras domésticas. Samantha Madera

Bajo Kenney, Filadelfia había adoptado recientemente una “carta de derechos” para garantizar un salario estable y una programación para los aproximadamente 16,000 trabajadores domésticos de la ciudad, parte de un paquete considerado uno de los más progresistas de la nación. Aun así, el mensaje de la ciudad aquí era contundente: no hay dinero. Con suerte, el gobierno federal dará un paso adelante, sugirió la administración.

A medida que la enorme ganancia de ingresos de la ciudad llegó en plena vista, se hizo evidente que las finanzas no mejorarían. Mientras tanto, otros grupos de defensa establecieron arcas con financiación privada para ayudar a las personas indocumentadas y otros trabajadores que dependen del dinero en efectivo.

El presidente de las Fundaciones para una Sociedad Abierta, Patrick Gaspard, dijo que si bien esperaban que el presidente Donald Trump y el Congreso de EE. UU. incluyera a personas indocumentadas en el estímulo, llenarían los vacíos para los excluidos.

Muchos inmigrantes y sus familias están en la primera línea de la crisis económica haciendo los trabajos de los que muchos de nosotros dependemos y mantenemos nuestro país funcionando”, dijo Gaspard a Billy Penn. “Estamos hablando de trabajadores que aportan miles de millones en ingresos fiscales a la economía de este país cada año”.

Un plan tomó forma con la ciudad actuando como conducto fiscal. Un conjunto de 14 grupos comunitarios ayudará a sus miembros a solicitar las tarjetas de débito de $ 800 disponibles para los necesitados y el Fondo del alcalde de Filadelfia sin fines de lucro ayudará a dispersar los fondos.

Nota de la editora: Este artículo se publicó originalmente en inglés el 9 de julio por Max Marin para Billy Penn. Fue traducido por Solmaira Valerio y editado por Gabriela Rivera para Kensington Voice y adaptado para esta versión impresa por Impacto.

Kensington Voice es una de las más de 20 organizaciones de noticias que producen Broke in Philly, un proyecto colaborativo de reportaje sobre movilidad económica. Lea más en brokeinphilly.org o sígalo en Twitter en @BrokeInPhilly.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here