PENSILVANIA – Según el artículo de Matt Miller en Penn Live, hoy martes, el Juez John E. Jones III del Distrito Intermedio tomó esa decisión en respuesta a la petición de ALCU ordenó la liberación inmediata de docenas de detenidos que por su edad o condición de salud estén en un riesgo de contraer el COVID-1. Los detenidos liberados estaban en tres prisiones de los siguientes condados de Pensilvania: York, Pike y Clinton.

Estarán en obligaci[on de comparecer ante el por lo menos hasta el 13 de abril. ICE continuará supervisando a dichos detenidos bajo su cargo.

Los detenidos no podían mantener distanciamiento social mientras estaban en las prisiones, según se enteró el juez Jones. En York, los detenidos están alojados en bloques de celdas tipo dormitorio que contienen a 60 personas que comen y duermen en el mismo lugar. En Clinton, las literas están a menos de dos pies de distancia y el sistema de lavandería se descompone con frecuencia dificultando que los detenidos mantengan su ropa y sábanas limpias. La experiencia de sobrepoblación es similar en la prisión de Pike, acotó el juez Jones.

“Las prisiones de los condados de Pensilvania donde están los detenidos por Inmigración simplemente no están bien equipadas para protegerlos del COVID’19, y  retenerlos, ahí, tendría un resultado inadmisible y  posiblemente bárbaro. Si queremos seguir siendo una sociedad civilizada, que decimos somos, entonces sería desalmado e inhumano no reconocer la situación de los detenidos”, concluyó el juez Jones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here