Filadelfia, PA – Incertidumbre y zozobra se respira en nuestra comunidad mexicana y Latina de primera generación, todos estamos pasando por lo mismo, una situación nueva, sin embargo, para nosotros será diferente y en algunos casos devastador.

Seguramente que organizaciones dedicadas al apoyo de migrantes han recibido fondos para esta emergencia, ojalá que dedique una parte de ellos a los migrantes sin documentos los más vulnerables en esta situación, que les proporcione un poco alivio y esperanza.

Esta semana platique con algunos comerciantes latinos del sur de Filadelfia, una mezcla de preocupación y culpa; primero porque no recibirán un alivio económico para sus negocios por no calificar o por haber entregado de último su solicitud, cuando esos fondos ya se habían acabado, ¿un préstamo dónde?, culpa porque no saben si es correcto continuar abiertos exponiendo a sus trabajadores y ellos mismos al virus. ¿Valdrá la pena se preguntan?

Algunos (los más pocos) sin embargo no creen en la existencia de este virus, y se atreven a salir a la calle, no se si para ahuyentar a la soledad o para dar optimismo a otros; no sé, no me atrevo a preguntarles – el motivo – tengo miedo a la respuesta. Sólo les digo que se cuiden que es cierto que nuestra comunidad es joven, pero que corremos los mismos riesgos.

Pregunte a algunos si ya llenaron el Censo 2020 y desviaron la mirada, no sé, ¡si pensaron que pregunta!, o eso no es importante ahora, pero si es más importante ahora, para que nuestras comunidades cuenten con los recursos suficientes para mejorar el lugar donde vivimos en todos sus aspectos; esa es una responsabilidad latina, no debemos por ningún motivo dejarnos de contar. ¡Tú cuentas! pero lo más importante es que tú aportas cuando te cuentas.

No debemos sentir rareza o algunos otros sentimientos a la hora de solicitar o recibir ayuda, muchos pagan directamente sus impuestos otros a través de lo que gastan y todos trabajamos aportando algo; por la tanto tenemos derecho a recibir y pedir cierta ayuda, que no sea el orgullo que nos impida o el desconocimiento propio o de otra persona encargada de brindar el apoyo, por creer o pensar que no tenemos derecho. Entonces pues, si sabes dónde hay ayuda y la necesitas, acude a ella, y comparte la información.

En estos días también platique con algunos trabajadores; ya fueron despedidos, perdieron el trabajo y la antigüedad, así que cuando vuelva la normalidad habrá que empezar de cero como cuando llegamos. Si ya sé, pero con experiencia. Esta vez no permitiremos abusos.

También encontré respuestas a la crisis, personas solidarias ayudando a sus vecinos, jóvenes organizando ayudas para su comunidad como el caso de Karla Rojas que con la ayuda de otras personas consigue despensas para familias, y que ya tiene una lista larga de personas que la necesitan. Las despensas son todavía mínimas, así que si quieres ayudar únete a la causa.

Y ya para despedirme, aún hay negocios de comida abiertos; apoyemos pues a nuestros negocios latinos en Filadelfia, ellos necesitan de sus clientes para seguir operando sus establecimientos; ellos son la fuerza visible que representan nuestros esfuerzos. Así las cosas, en el sur de Filadelfia. Otra semana que transcurre…. esperamos que pronto tengamos algo diferente que contar.

Artículo anteriorLos invisibles
Artículo siguienteVenza el Calor
Es Originario de Santa Catalina, Chinango en el estado Mexicano Oaxaca, Vive en Philadelphia desde 2006, y desde entonces ha colaborado con todas las organizaciones Latina del sur de Philadelphia. Desde el 2013 participó en el Proyecto Philatinos coordinando desde sus inicios Philatinos Radio y Philatinos.com un proyecto comunitario de información sobre temas latinos de la ciudad y en general. Actualmente Philatinos Media cuenta con 15 voluntarios con programas de radio de diversos temas, y tiene cerca de 200 Mil seguidores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here