Negocios de Pensilvania deben exigir el uso de cubrebocas.

Por Anna Orso.

Los funcionarios de Pensilvania implementaron el miércoles pasado nuevas reglas destinadas a evitar que el coronavirus se propague en negocios abiertos a los clientes en persona, incluyendo exigir que los empleados y los clientes usen máscaras, y tomar la temperatura de todos los empleados si un trabajador ha dado positivo por COVID-19.

La secretaria de salud Rachel Levine firmó una orden que establece los protocolos, que requieren que los negocios proporcionen a los empleados máscaras o cubiertas faciales, o aprueben máscaras que los empleados compraron o hicieron ellos mismos.

La orden también requiere que los negocios nieguen la entrada a clientes que no están usando una máscara, a menos que el negocio venda alimentos, medicamentos o suministros médicos. En esos casos, el negocio debe proporcionar un método alternativo de recogida o entrega para las personas que no tienen una cubierta facial.

La orden también requiere que los negocios proporcionen espacio para que los empleados tengan descansos y comidas mientras mantienen una distancia social; hacer reuniones y entrenamientos virtualmente; prohibir a todos los visitantes no esenciales; e instalar escudos u otras barreras en las áreas de caja, o tomar otras medidas para asegurar el distanciamiento social entre los clientes y los trabajadores de las áreas de caja.

“Esta orden proporciona protecciones críticas para los trabajadores necesarios para administrar y operar estos establecimientos que sostienen la vida”, dijo el gobernador Tom Wolf.

Además, hay nuevos protocolos para los negocios esenciales donde un empleado ha dado positivo por COVID-19. Al enterarse del caso, el negocio debe implementar exámenes de temperatura antes de que los empleados entren al negocio antes de trabajar, y deben mandar a casa a cualquier empleado con una temperatura superior a 100.4 grados.

Los negocios también deben limpiar y desinfectar las áreas donde trabajó ese empleado y notificar a otros empleados que trabajaron en contacto cercano con el individuo, generalmente definido como personas que trabajaron a menos de seis pies de la persona durante 10 minutos o más.

Las empresas que no cumplen con la orden están sujetas a citas y multas. La aplicación de las reglas comenzó el domingo pasado a las 8 p.m.

Los funcionarios de salud de Pensilvania y Centers for Disease Control and Prevention de los Estados Unidos han recomendado previamente que las personas usen máscaras o cubiertas faciales en lugares públicos donde es difícil de mantener el distanciamiento social.

Nota de la editora: Este artículo fue originalmente publicado en inglés por Anna Orso para The Inquirer. Fue traducido por Diana Cristancho y editado por Zari Tarazona para Kensington Voice.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here