Demócratas y republicanos en el Capitolio estadounidense, están lejos de un acuerdo bipartidista en el paquete de ayuda para superar la pandemia y la crisis económica, pero los republicanos parecen tener una mayor prioridad, pues debaten internamente su futuro como partido y como oposición.

El senador Bob Menéndez tras reunirse con el presidente Biden para discutir el Alivio Económico en Respuesta al COVID-19, emitió las siguientes declaraciones:

«La propuesta inicial de los republicanos no es suficiente para el momento en cual nos encontramos. Para verdaderamente abordar una pandemia sin precedentes y la peor recesión económica desde la Gran Depresión, los demócratas estamos dispuestos a hacer lo que sea necesario y le damos la bienvenida a las ideas republicanas siempre y cuando sean medidas audaces”.

 “Recordamos lo que sucedió la última vez que un presidente demócrata asumió la presidencia en medio de una economía en caída libre. Hicimos todo lo posible para complacer a los republicanos, reduciendo nuestro paquete de estímulo y, al final, el pueblo estadounidense pagó el precio a través de una recuperación prolongada que dejo atrás a demasiados compatriotas.

 “No podemos y no debemos dejar que suceda lo mismo esta vez. Es posible que no obtengamos muchos votos republicanos, pero a cambio, le enviaremos cheques a familias que están sufriendo, ayudaremos a los desempleados, y lucharemos contra el hambre en estados conservadores tanto como en los demócratas. Estableceremos un programa nacional de vacunación que la administración anterior debió haber implementado pero que nunca lo hizo. Ayudaremos a los gobiernos locales y los distritos escolares a mantener seguros a los trabajadores esenciales, como los maestros, bomberos, policías y trabajadores de salud pública, mientras trabajan. Y de acuerdo con los economistas, salvaguardaremos y crearemos millones de empleos más en comparación a lo que han propuesto los republicanos.

 «Al mismo tiempo, nos volveremos a comprometer con nuestros aliados para erradicar el COVID-19 en todos los rincones del mundo, porque nuestra seguridad nacional y la salud del pueblo estadounidense dependen de lo que hagamos a nivel mundial”.

 “El tiempo es esencial. El presidente Biden comprende que los estadounidenses están cada vez más cansados de esta lucha, lo cual ha traído tanto dolor, fallecimiento y crisis. Es precisamente por eso que el Congreso debe ser audaz en aprobar el Plan de Rescate Estadounidense de inmediato y sin retraso alguno”.

Mientras tanto, grupo pide la intervención del Senador

Inmigrantes en el centro de detención del condado de Bergen (Nueva Jersey), donde se han denunciado deplorables condiciones de vida, pidieron al senador Menéndez que intervenga para lograr su «inmediata» liberación.

En su misiva al latino de más alto rango en el Congreso, los inmigrantes piden además el cierre de esas cárceles, el alto a las detenciones de indocumentados.

Menéndez será el responsable de presentar y promover el proyecto de ley de la Administración Biden, por lo que dirigieron a él la carta, suscrita por 30 inmigrantes encarcelados en el condado de Bergen, donde ha habido huelgas de hambre para denunciar las condiciones en que les mantienen y temor al contagio del covid.

Algunos de los detenidos se comunicaron durante la manifestación que familiares y un grupo de organizaciones realizaron previo a entregar la carta y denunciaron que les han cortado la calefacción, en un momento en que las temperaturas han bajado drásticamente con el paso de una tormenta invernal, que les niegan las medicinas y que varios se han infectado con el virus.

Uno de ellos fue Luis, un ecuatoriano que denunció que ha estado detenido dos años en este centro y que le han negado salir, ya sea bajo fianza o un grillete electrónico.

También denuncian que han sido objeto de «maltrato, insulto, humillaciones» y alegan que, en algunos casos, sus detenciones son irregulares al sobrepasar el «periodo de tiempo razonable» establecido por Tribunal de Apelaciones del Tercer Circuito.

Dice además que la deportación de algunos que pidieron ser enviados a sus países se ha retrasado, lo que les ha obligado a una prolongada detención «injusta, ilegal e injustificada», y pidieron la «inmediata» intervención de las autoridades para que cada caso sea revisado.

Denuncian además que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) no puede garantizar su seguridad para evitar el contagio, donde han sabido que 35 de sus empleados y 5 enfermeras contrajeron el virus.

Aseguran también que hay ratones en sus celdas, condiciones de higiene inaceptables y carecen de espacios exteriores para recreación, lo que ha causado en algunos problemas emocionales, entre otras quejas.

Desafiando el frío, sus familiares, apoyados por una coalición de organizaciones, lideradas por el movimiento Cosecha, acudieron a la oficina de Menéndez a entregar la carta y donde, hijos de inmigrantes y activistas, llevaron a cabo un acto de desobediencia civil, interrumpiendo el paso del tránsito desde la popular terminal de autobuses Penn Station.

Frente a ellos colocaron el letrero con el mensaje «necesitamos protección permanente para todos los inmigrantes» así como casetas de campaña en la calle.

«Estamos cansados de tantas mentiras que nos han dicho. No queremos que nos separen de nuestros padres, madres, hermanos mientras las familias están sufriendo», dijo Daria, inmigrante hondureña cuyo hermano Javier Castillo Maradiaga, elegible para el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA,) fue detenido recientemente.

El hondureño tenía orden de deportación en momentos en que estaba vigente la orden ejecutiva de Biden que detuvo las deportaciones por 100 días, pero que fue bloqueada temporalmente por un juez texano.

«Queremos que Menéndez empuje el proyecto (de ley que otorgaría estatus permanente a millones de indocumentados), pero que no deje a nadie afuera», señalaron al reclamar protección permanente para todos los indocumentados.

Con información de Efe

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here