(Foto: Ilustrativa/Pexels)

Un equipo de investigación de la Universidad Temple ha examinado a las personas y los lugares afectados por la violencia de armas durante la pandemia. Según reporta el CBS3 uno de los médicos involucrados con la investigación, quien dice que se han hecho varias ilaciones. “Hubo un mayor número de incidentes de tiro en los que se dispararon a cuatro o más personas, y en general, nuestra ciudad ha visto casi el doble de la cantidad de personas que dispararon desde que comenzó la pandemia «, dijo el Dr. Iman Afif.

Desde el día en que empezó el confinamiento el 16 de marzo de 2020, la proporción de mujeres disparadas aumentó en un 39%.

Las mujeres negras ahora tenían un 11% más de probabilidades de ser disparadas que antes. Los niños negros tienen un 8% más de probabilidades. Los incidentes de tiroteos en masa, que son donde cuatro o más personas son disparadas a lo largo de una hora y dentro de un bloque de la ciudad, aumentó el 53%.

«La teoría es que las personas que ya están en desventaja significativa se hicieron más vulnerables por las medidas de bloqueo y la ausencia de apoyo social», dijo AFIF.

«Sabemos que los niveles de desempleo fueron aumentando sin precedentes, especialmente al comienzo de la pandemia cuando muchas personas perdieron sus ingresos y su seguro de salud. Los servicios sociales disminuyeron y luego las escuelas se cerraron con pocas alternativas para el cuidado infantil «, dijo AFIF.

Sin embargo, hay que precisar que la falta de oportunidades y recursos para los pobres no es un fenómeno único ni de Filadelfia ni estadounidense.

«Creo que realmente tenemos que empezar a tratar la violencia de armas como la crisis de salud pública que es y eso significa que necesitamos comprender mejor las causas subyacentes y cómo abordarlo realmente al abordar los problemas estructurales que lo convierten en un problema de este tipo en nuestra ciudad», dijo AFIF.

El estudio también encontró que hubo un aumento de las tasas de tiroteos en partes del noreste, el este y el sudoeste de Filadelfia, además de un aumento en los tiroteos en masa en el noreste de Filadelfia.

Tan solo el pasado miércoles autoridades en Filadelfia acudieron a una escuela en el norte de la ciudad que terminó bajo confinamiento luego de que se registrara un tiroteo en un área aledaña. Según la policía, un tiroteo ocurrió cerca del a escuela primaria St. Malachys, ubicada en la cuadra 1012 de la calle W Thompson St alrededor de las 3:15 p.m.  La policía indicó que encontraron una escena del crimen en un área cercana, aunque no dieron más detalles. Hasta el cierre de esta edición no se habían reportado muertos o heridos, pero si víctimas, pues el trauma de vivir en una perene inseguridad y violencia seguirá generándola.

Niño de siete años muere tras ser baleado

Un niño de siete años herido en un tiroteo en el noroeste de Pensilvania la semana pasada murió en un hospital de Pittsburgh, dijeron las autoridades. Antonio Yarger Jr. fue llevado al UPMC Children’s Hospital en Pittsburgh después del tiroteo del Jueves Santo en Erie, dijo la oficina del médico forense de Allegheny County. Yarger fue declarado muerto en el hospital el lunes por la mañana, dijeron las autoridades.

La Policía de Erie dijo que el niño recibió un disparo en la cabeza el jueves por la noche mientras estaba en la acera a una cuadra de su casa. No se han anunciado arrestos.

El subjefe Rick Lorah del Departamento de la Policía de Erie calificó la investigación como “extremadamente activa”. Le dijo al Erie Times-News que los detectives están revisando «cientos de horas» de imágenes de vigilancia y entrevistando a testigos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here