(Foto: Ilustrativa/Pexels)

La ciudad se convertirá en la primera ciudad importante de EE. UU. en prohibir a la policía detener a los conductores por infracciones de tránsito de bajo nivel, detecciones que los estudios muestran que los conductores negros apuntan a tasas desproporcionadamente más altas.

El proyecto de ley llamado “igualdad de conducción”, aprobado (14 votos contra 2), por el Consejo Municipal el 14 de octubre, y tiene como propósito poner fin a las detenciones por infracciones como luces traseras rotas, objetos colgando en el espejo retrovisor y calcomanías de inspección vencidas.

Según la oficina del consejal Isaiah Thomas, autor del proyecto de ley, ciertas infracciones del código de vehículos motorizados se clasifican como “infracciones primarias”, que permiten a los agentes detener a las personas en nombre de la seguridad pública e “infracciones secundarias” que no cumplen con los criterios para una detención de tráfico legal.

El proyecto de ley entrará en vigor 120 días después de que el alcalde de la Ciudad, Jim Kenney, lo promulgue.

El proyecto de ley se basó en el desarrollo del programa piloto de Bailey, resultado del acuerdo de conciliación de 2011 de Bailey contra la ciudad de Filadelfia, que requiere que el departamento de policía recopile datos sobre todas las detenciones y cacheos y los almacene en una base de datos electrónica. La demanda alega que miles de personas en la ciudad son detenidas y registradas ilegalmente por agentes de policía.

Si bien Filadelfia es la ciudad más grande en prohibir tales paradas de tráfico, algunos gobiernos locales y estatales han promulgado políticas similares, como la promulgada en el estado de Virginia después del asesinato de George Floyd, y los casos de Walter Scott en Carolina del Sur en 2015, y de Daunte Wright en Minnesota este año.

El concejal Thomas, dijo en un comunicado de prensa que la medida era necesaria para poner fin a las paradas de tráfico que “promueven la discriminación en lugar de la seguridad pública”.

La nueva legislación no cambia el código de vehículos motorizados que los conductores están obligados legalmente a seguir, pero aquellos que cometen infracciones menores ahora sólo reciben una advertencia o citación por correo.

Se han criticado infracciones menores como un pretexto para hacer paradas de tráfico con motivos raciales. Los conductores negros, que comprenden el 48% de la población de Filadelfia, representaron el 72% de las casi 310 mil paradas de tráfico realizadas por agentes de policía entre octubre de 2018 y septiembre de 2019, según datos publicados por CNN, a partir de este año, los conductores negros representan el 67% de las paradas en comparación con solo el 12% de los conductores blancos, según muestran los datos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here