La vacunación contra COVID-19 avanza. (Foto: Ilustrativa/Pexels)

Filadelfia, PA- Los funcionarios en Pensilvania y en todo el país están haciendo preparativos para distribuir la vacuna COVID-19 a los niños, una vez que se otorgue la aprobación final a nivel federal.

Hace una semana, Pfizer presentó formalmente su solicitud a la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE. UU. (FDA) para la autorización de uso de emergencia de la vacuna en niños de 5 a 11 años. La FDA está programada para discutir los datos de Pfizer en una reunión el 26 de octubre, y se podría aprobar una dosis para niños, a finales de octubre o principios de noviembre.

Las autoridades están trabajando en qué estados recibirán las primeras dosis, pero al parecer hay dosis suficientes para vacunar a los 28 millones de niños en la categoría de edad de 5 a 11 años. El Departamento de Salud ha ordenado a los proveedores de vacunas que cooperen.

“Es muy alentador que más de medio millón de niños en edad escolar, ya estén vacunados”, dijo la secretaria interna de Salud, Alison Beam. “Sabemos que las vacunas son una de las mejores formas de prevenir enfermedades debido al COVID-19 y ayudar a que los estudiantes sigan aprendiendo en persona. Es por eso por lo que alentamos a todas las personas elegibles a vacunarse y alentamos escuelas para ayudar a que sea lo más conveniente posible”.

Los niños no suelen enfermase con tanta frecuencia como los adultos que contraen el coronavirus, pero cientos de niños han muerto a causa del COVID-19 y miles han sido hospitalizados.

Un caso doloroso fue el de la pequeña Teresa, hija de Nicole Perry, quien perdiera la vida a los 10 años a causa de COVID-19.

En una reunión del Distrito Escolar Público de Chesapeake, Virginia, celebrada en septiembre, los padres y los miembros de la comunidad negaron la existencia del virus mortal y abogaron por la supresión del mandato de uso de mascarillas del distrito, insistiendo en que la pandemia había terminado; sin embargo, 24 horas después del fallecimiento de su hija, Nicola habló detrás de un podio combatiendo la desinformación de los padres en una reunión del consejo escolar de ese estado. “El covid es real y nuestro deseo es que la gente se lo tome más en serio. Los niños se están contagiando de covid y esto está sucediendo en las escuelas”, expresó la madre.

El estado se prepara para vacunar a los niños 1
Tendencia del número de casos nuevos de contagio por COVID-19 en la ciudad de Filadelfia. (Fuente: Estadísticas/The New York Times)

CONTAGIOS ENTRE LOS NO VACUNADOS

En Pensilvania, el 91% de todos los casos nuevos de COVID-19 desde el 1 de enero se encuentran entre personas no vacunadas o parcialmente vacunadas, según el Departamento de Salud del Estado. Durante el mes pasado, el 74% de las casi cinco mil hospitalizaciones en todo el estado debido al virus fueron entre personas que no habían recibido la vacuna.

“Esto significa que las personas completamente vacunadas tienen una probabilidad tres veces mayor de permanecer fuera del hospital debido al COVID-19”, dijo la Dra. Denise Johnson, médica general interina.

De acuerdo con las autoridades de salud, ninguna vacuna es 100% efectiva para prevenir el virus, pero las vacunas han demostrado ser significativamente más efectivas que la vacuna promedio contra la gripe estacional, que generalmente detiene alrededor del 40% de los casos.

DOSIS DE REFUERZO

Los estudios muestran que después de vacunarse contra la COVID-19, la protección contra el virus puede disminuir con el tiempo y ser menos efectiva para proteger contra la variante Delta. Si bien la vacunación para adultos de 65 años o más sigue siendo efectiva para prevenir que se enfermen de gravedad, los datos recientes sugieren que la vacunación es menos efectiva para prevenir la infección o casos más leves con síntomas.

La evidencia sugiere también que, entre los trabajadores de la salud y otros de la primera línea, la efectividad de la vacuna está disminuyendo con el tiempo. Este nivel de efectividad inferior se debe probablemente a la combinación de la disminución de la protección a medida que pasa el tiempo desde la vacunación (inmunidad menguante) y a una mayor infecciosidad de la variante Delta.

DATOS DE LA PANDEMIA

Hasta el martes 12 de octubre, la población totalmente vacunada en Filadelfia era de 943.937, es decir el 59.8% de la población de la ciudad, en tanto que aquella que había recibido al menos una dosis era de 1.150.207, 72.8% de la población (phila.gov). Al mismo tiempo el número de casos de contagio por COVID-19 ha disminuido, así como el número de decesos (ver gráfica).

MAYOR RIESGO POR CONSUMO DE MARIHUANA EN VACUNADOS

De acuerdo con un estudio publicado el 5 de octubre en la revista World Psychology, las personas con un trastorno por uso de sustancias, dependencia de la marihuana, el alcohol, la cocaína, los opioides y el tabaco, tenían más probabilidades de contraer COVID-19 después de recibir ambas vacunas.

Los resultados del estudio reportaron que se observaron infecciones de avance en el 3,6% de las personas vacunadas sin trastorno por uso de sustancias, mientras que el 7% de las personas con trastorno experimentaron infecciones de avance. Asimismo, reveló que los consumidores de marihuana tienen el mayor riesgo de casos de avance entre la comunidad con un trastorno por uso de sustancias, con un 7,8%.

La diferencia no se ha relacionado directamente con el consumo de marihuana, pero podría estar relacionada con el comportamiento de quienes dependen de ella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here