Los hijos de Sarvelia Peralta, Sofia y Eduardo Nordgren en un parque de agua. Cortesía

Filadelfia, PA – Al llegar el verano buscamos lugares para refrescarnos, piscinas, lagos o playas, pero no siempre ponemos cuidado en la seguridad de los bañistas. Saber nadar nos puede salvar la vida, y a pesar de ello debemos ser cuidadosos. Los informes de CHOP (Hospital de niños de Filadelfia) indican que los niños se ahogan en cuestión de minutos por estar sin supervisión. Esta es la tercera causa de muerte por lesiones no intencionadas en niños de 0 a 19 años, y la primera en menores de 1 a 4 años.

En las ciudades suele ser más difícil el acceso a lugares con agua; mientras que en zonas campestres es más común aprender en familia o con amigos, en ríos, lagos o mares, sin embargo, hay muchos que llegan a la edad adulta sin saber nadar.

¡A nadar se ha dicho! 1
Sebastián Matlock-Peregrino protege sus ojos y su piel al disfrutar del agua Cortesía

En este país hay oportunidades de aprender a nadar en las piscinas públicas o comunales, en donde las clases de natación, en especial para niños, son muy accesibles, y forman parte de los campamentos de verano que ofrece la alcaldía. Lamentablemente este verano por la pandemia el servicio se suspendió.

Conversando con algunas mamas latinas sobre sus experiencias, esto fue lo que nos dijeron. Dalia O´Gorman recuerda “cómo mamá era muy importante que mi hijo aprendiera… y lo hizo desde los 7 años, de adolescente fue salvavidas y trabajó para la ciudad de Filadelfia aun siendo menor de edad”. Norma Yarrow decidió enfrentar sus miedos: “aprendí de muy grande, fue un reto que cumplí y no sabes la seguridad que me da, mis hijos aprendieron de niños”.

¡A nadar se ha dicho! 2
Saber nadar es necesario para hacer estos saltos. Andy O ‘Gorman. Cortesía

Sarvelia Peralta no tiene duda que todos deberíamos de aprender a nadar “es una de las cosas que decidimos que no era negociable con nuestro hijos, Sofia y Eduardo aprendieron a nadar desde los 6 meses… les encanta y es una tranquilidad que puedan disfrutar del agua con seguridad”, pero agrega, “aunque sepas nadar debes tomar precauciones de seguridad en el agua¨, Sarvelia recuerda que su mamá -quien le enseñó a nadar- siempre decía: “al agua hay que tenerle respeto”.

Por su parte Patricia Peregrino comenta “mi hijo ha tendido oportunidad de pasar sus veranos con su abuela, quien se ha dado la tarea de enseñarle a nadar”.

A los niños con problemas médicos les sugieren la natación como parte de su tratamiento este es el caso de Catalina Vilca “mis hijos sufrían de espasmo bronquial y el pediatra nos recomendó natación en los veranos…les gustaba mucho y les ayudó favorablemente en su salud”.

Personas de todas las edades se benefician de practicar la natación por ser una disciplina muy completa.

¡A nadar se ha dicho! 3
Triunfos de Andy O ‘Gorman nadador y salvavidas Cortesía

Hay adultos que le tienen miedo al agua debido a experiencias cuando niños que son muy difíciles de superar, por eso haga que sus hijos disfruten con el agua de manera divertida pero segura. Sugiero al inicio, algunas actividades que se pueden realizar en casa. Pueden jugar a lavarse diferentes partes del cuerpo, con las manos o un vaso hasta que el niño tenga la confianza de echarse agua en la cabeza, que le escurra por la cara y acepte que le salpique el agua. Los niños pequeñitos pueden iniciar en la bañera o en una piscina inflable, así irán perdiendo el miedo al agua, pueden aprender a flotar y desarrollar habilidades básicas de seguridad en el agua. Enséñele el uso del chaleco salvavidas, evite los juguetes inflables, donde el niño va sentado o los flotadores tipo rueda porque es muy fácil que el niño lo suelte, y es inseguro al no estar amarrado al cuerpo. Explíquele que, aunque aprenda a nadar nunca hay que confiarse, deben tener permanente vigilancia de un adulto, incúlquele no correr cerca de las piscinas y no empujar a nadie al agua. Lo ideal es que alguien sepa de resucitación cardiopulmonar (CPR en inglés); asegurase de tener una persona asignada y con teléfono disponible en caso de emergencia cuando viajen. Si usted sabe nadar, enseñe a sus hijos y ellos se lo agradecerán toda la vida. No se trata solamente de diversión, sino también de seguridad. Recuerde: la supervisión es vital dentro y alrededor del agua donde van a nadar, mantenga sus 5 sentidos alerta y evite la ingesta de alcohol.  Usted dé el ejemplo ¡Disfrutemos del verano!

Bilingual Educational Services
petymarcet@gmail.com
267 970 4848

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here