El impuesto, que recauda 1,5 centavos por onza, aplica a las bebidas azucaradas, incluso el té helado. (Foto: Uni Six, Pixabay)

La implementación, hace cinco años, del impuesto a las bebidas azucaradas en Filadelfia ha dejado dos buenos resultados: por un lado, el volumen de compras cayó dos años después de su aplicación y, por otro, los fondos recaudados por este se han dirigido al prescolar expandido en ciertos vecindarios.

El impuesto, aprobado el 16 de junio de 2016 por el Ayuntamiento, recauda 1,5 centavos por onza y es aplicado a todas las bebidas azucaradas, incluido las energizantes y el té helado. Desde entonces, el consumidor paga 2,16 dólares adicionales por un paquete de doce gaseosas. De acuerdo con lo informado por Univisión 65, este impuesto genera 91 millones de dólares anuales, destinados a renovar parques, centros recreativos y bibliotecas, y además expandir los programas preescolares.

La medida, impulsada por el alcalde Jim Kenney, procura mejorar la situación fiscal de la ciudad, pero expertos han señalado que también tendría beneficios para la salud pública. En comparación con otras grandes ciudades del país, Filadelfia tiene índices más altos de los promedios de enfermedades crónicas, entre ellas hipertensión, enfermedad cardiovascular, diabetes y obesidad.

Sin embargo, según una investigación dirigida por la Universidad de Pensilvania, el volumen de bebidas compradas cayó casi un 42 por ciento en los 24 meses posteriores a la entrada en vigor del impuesto. Además, los investigadores encontraron que los impuestos a los refrescos reducían su consumo en comparación con las ciudades pares.

PRESCOLAR GRATUITO

Desde que comenzó en 2017, el programa PHLpreK pasó de atender hasta 2.000 niños por año a 3.300. El próximo año escolar, se ampliará a 4.000, duplicando la cobertura original. Más de 10.000 niños han participado en PHLpreK, la mayoría provenientes de hogares que generan menos de 60.000 dólares por año.

Asimismo, a través de encuestas anuales, más del 90% de los cuidadores informaron que sus hijos están mejor preparados para el jardín de infantes gracias a este programa. Casi un tercio de los cuidadores informaron haber regresado al trabajo como resultado de inscribir a su hijo en PHLpreK. Un tercio adicional informó que podía trabajar más horas, y casi uno de cada diez señaló que podía continuar su educación.

Un total de 137 proveedores de educación prescolar, ahora reciben fondos de PHLpreK. El 96% de esos proveedores tienen las calificaciones de calidad más altas del estado. Mientras que el 58% son organizaciones propiedad de minorías o mujeres durante el año escolar 2020-21. Además, maestros y asistentes de enseñanza se emplean en 243 aulas respaldadas por este programa, y más de 100 educadores participan cada año en educación continua y desarrollo profesional.

ESCUELAS COMUNITARIAS

Fondos provenientes de este impuesto también van dirigidos a 17 escuelas comunitarias designadas por la Ciudad, y atienden a más de 9.400 estudiantes, así como a familias y miembros de la comunidad. Este año escolar, casi 600 estudiantes recibieron apoyo financiado por la Ciudad para mejorar su asistencia regular.

Las escuelas comunitarias han ampliado la disponibilidad de programación de tiempo extraescolar de calidad durante los últimos tres años. Durante el año escolar 2020-21, hubo casi 1.500 oportunidades de tiempo fuera de la escuela para estudiantes en estas escuelas. Además, más de 500 estudiantes adultos se inscribieron en oportunidades de educación para adultos en estas escuelas antes de la pandemia, lo que significa el doble desde su lanzamiento en el año escolar 2017-18, con 213 estudiantes adultos.

Durante el año escolar 2020-21, la Ciudad invirtió casi 460.000 dólares para la contratación de 17 administradores de casos de asistencia y para proporcionar incentivos de asistencia para involucrar a los estudiantes y aumentar la asistencia en todas las escuelas. Asimismo, casi 4.500 estudiantes y familias han sido atendidos a través de eventos de escuelas comunitarias y distribución de recursos.

RECONSTRUCCIÓN

Los esfuerzos de reconstrucción y mejoras de centros de recreación, parques, bibliotecas y áreas de juego están activos en 68 sitios en toda Filadelfia. Más de 200 millones de dólares están comprometidos, o ya se han gastado, para completar el trabajo en los sitios de reconstrucción.

Además, 74 aprendices han sido aceptados en el programa de desarrollo de la fuerza laboral de Rebuild. En tanto 116 empresas están inscritas en el programa de apoyo empresarial para hacer crecer y fortalecer su negocio, preparándolos para las oportunidades de contratación de Rebuild. El 64,4 % de los contratos se han adjudicado a diversas empresas: el 43,9% a empresas minoritarias y el 20,6 % a empresas de mujeres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here