Foto evocativa Perla Lara.

Estados Unidos de América se enorgullecen de ser una nación inclusiva que defiende la tolerancia y el respeto para todas las personas. Muchos estadounidenses creen que, si trabajas lo suficiente y sigues las reglas, puedes tener éxito y prosperar sin importar, la religión, el país de origen, la etnia, el género, la orientación sexual y el estado migratorio.

Aquellos de nosotros que estamos despiertos, sabemos que este no es el verdadero espíritu de una nación que tiene una creencia histórica en la supremacía blanca y la inferioridad de las personas de color y de otros grupos fuera de la norma de lo que es ser un estadounidense. Es en ese contexto, nuestra sociedad dominada por los blancos europeos, limita las relaciones raciales, en su mayor parte, a los negros y los blancos. Los asiáticos, latinos y nativos americanos, en su mayor parte, generalmente son ignorados.

La ola más reciente de protestas por la mala conducta de la policía contra los afroamericanos en los Estados Unidos ha provocado enérgicas protestas espontáneas, acusaciones, despidos, cambios en las políticas policiales y en la legislación. Los latinos, asiáticos y nativos americanos experimentan los mismos efectos con el racismo sistémico que nuestros hermanos y hermanas negros. Algunos estadounidenses de origen asiático, latinoamericanos y nativos americanos se preguntan cómo abordamos la persistencia y profundidad del racismo y la injusticia económica en la sociedad estadounidense. Estos prejuicios y estereotipos profundos y omnipresentes a menudo son reforzados por personas de color entre sí.

Los asiáticos y latinos se han estado mudando con inquietud a vecindarios predominantemente de otros grupos raciales y étnicos, y han iniciado negocios; presenciando ataques raciales, vandalismo y asesinatos. Estos incidentes están ocurriendo durante un clima creciente de supremacía blanca. Un clima alimentado por la retórica y las acciones de nuestro expresidente que van en contra de los valores de los estadounidenses buenos y bien intencionados, que están comprometidos con una agenda social, económica y política expansiva que respalda la divulgada tradición de EE. UU., de igualdad de oportunidades para todos.

 Los asiáticos y latinos son un pueblo resiliente. Seguimos siendo una fuerza formidable en la economía estadounidense. Sin embargo, los últimos cuatro años y la persistente pestilencia que dejó la última administración presidencial, hacen imperativa la necesidad de forjar un movimiento multicultural. Se está hablando mucho entre los activistas latinos y asiáticos, que son comunidades a las que a menudo se les impide llevar nuestra sensibilidad, conciencia, preocupaciones y creatividad únicas, al discurso sobre las relaciones raciales en lo que supuestamente es Los un «crisol de razas», que de hecho es una “ensaladera” de diversas identidades.

 En su artículo reciente y bien escrito publicado aqui, la Dra. Mary Yee me invitó a unirme a ella para reavivar los tipos de diálogos honestos y reflexivos entre activistas racializados, marginados y dispuestos. Yo digo, !hagámoslo María!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here