Sobres del Departamento de Oportunidades Económicas de la Florida en Surfside, Florida.

WASHINGTON D.C. (VOA) – Las solicitudes de subsidios por desempleo en Estados Unidos están en aumento nuevamente, tras crecer la semana pasada por segunda semana consecutiva, reportó el miércoles el Departamento del Trabajo.

Con el reciente repunte en casos de coronavirus representando una nueva amenaza para la economía más grande del mundo, un total de 778.000 trabajadores desempleados presentaron sus solicitudes de compensación, lo cual representó un incremento de unos 30.000 casos de la cifra revisada de la semana anterior.

Fue la sexta semana consecutiva que la cifra se mantuvo por debajo de los 800.000 casos, pero aún permanecía más alto que las cifras más altas previas a la pandemia y que datan de los años 1960. Fue también la primera vez desde julio en que las solicitudes de compensación aumentaron en semanas consecutivas.

Un total de 6,1 millones de trabajadores siguen desempleados, lo cual lleva el porcentaje de desempleados al 4,% por segunda vez en noviembre, indicó el Departamento del trabajo.

La tasa de desempleo muestra una clara mejoría del punto más bajo de la pandemia, cuando la tasa de desempleo llegó a 14,7% en abril. Pero, con más de un millón de nuevos casos de coronavirus siendo reportado en Estados Unidos en cada una de las últimas dos semanas, los gobernadores estatales y funcionarios municipales han estado imponiendo restricciones en las actividades comerciales, tras haber levantado medidas similares, al ver que el virus estaba nuevamente esparciéndose.

Las nuevas restricciones podrían traducirse en que más trabajadores estadounidenses sean despedidos en las próximas semanas al tener los comercios que recortar sus horas de trabajo, los restaurantes cerrar sus puertas y los centros de artes y entretenimiento tener que cancelar sus presentaciones. El ya próximo invierno en Estados Unidos también significa que menos reuniones al aire libre serán posibles.

Varios funcionarios de salud están urgiendo a los estadounidenses a quedarse en casa esta semana ante las celebraciones del Día de Acción de Gracias, una fecha en que millones cruzan todo el país para reunirse con sus familiares.

Muchas personas están escuchando los consejos, pero millones no lo están haciendo, llenando los aeropuertos de todo el país durante esta semana.

El presidente electo Joe Biden ha pedido la aprobación de una nueva ley de alivio ante el coronavirus para antes de fin de año, tres semanas antes que él sea inaugurado en su cargo el 20 de enero. Esa medida podría incluir una nueva ronda de cheques de 1.200 dólares para cada estadounidense adulto y la restauración de ayudas federales para los desempleados.

Pero la suerte de ese tipo de ley es incierta y podría no ocurrir antes de que Biden asuma la presidencia. Los fraccionados demócratas y republicanos están enfrentados sobre la cantidad de ayuda y quiénes deberían ser beneficiados. Los demócratas quieren ayuda abundante para los gobiernos estatales y locales, los republicanos están en desacuerdo.

El Departamento del Comercio de Estados Unidos reportó hace un mes que la economía creció un 33,1% anual entre julio y septiembre y confirmó la cifra en una segunda medición publicada el miércoles. La economía estadounidense se había contraído un 31,4% de abril a julio, al hacerse sentir la primera ola de la pandemia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here