Fotografía cedida por la Universidad de Puerto Rico (UPR) donde aparece Arturo Hernández, catedrático del Departamento de Ingeniería Química en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la UPR. EFE/UPR /SOLO USO EDITORIAL /NO VENTAS

San Juan. – Tecnología con origen en la Universidad de Puerto Rico (UPR) puede convertirse en la utilizada para purificar el aire que respiran los astronautas en la Estación Espacial Internacional y misiones de largo alcance, muestra del esfuerzo de los científicos de la isla, muchos de los cuales han emigrado en estos tiempos de crisis.

El catedrático del Departamento de Ingeniería Química de la UPR, Arturo Hernández, explicó que la tecnología que se inventó con un material «adsorbente» creado en uno de los laboratorios del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) está cada vez más cerca de utilizarse por parte de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA) en sus misiones espaciales.

La «adsorción» es un proceso por el cual átomos o moléculas son atrapadas en la superficie de un material, en contraposición a la absorción. El catedrático dijo que el material está en el camino de alcanzar el objetivo de utilizarse por la NASA tras superar resultados que superan los requisitos que establece esa agencia.

PODRÍA APLICARSE EN EXPEDICIONES ESPACIALES

«Esta podría utilizarse en distintas aplicaciones, entre ellas, en futuras expediciones espaciales, incluso a Marte, y aplicaciones terrestres«, indicó el científico.

El ingeniero químico explicó que el «adsorbente» que inventó junto con sus ayudantes cumple con el reto de purificar gases o, en este caso específico, filtrar dióxido de carbono (CO2) en las cabinas de los astronautas y proveer mayor pureza en términos del aire que respiran.

LA NASA BUSCA REDUCIR LA CONCENTRACIÓN DE DIÓXIDO DE CARBONO

Detalló que la NASA busca reducir la concentración del dióxido de carbono en la estación espacial, que es de 5.000 mil partes por millón, contrario a las 400 partes por millón que se respira usualmente en el planeta Tierra. Dijo que operar misiones a ese nivel de concentración causa en los tripulantes espaciales síntomas que van desde migrañas hasta una reducción en respuestas fisiológicas.

En el caso de una migraña se resuelve con medicamento para el astronauta, pero puede representar un reto en el caso de misiones que tengan una duración de varios meses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here