Un hombre pasa con su bicicleta por una calle inundada por el paso de la tormenta tropical Isaías este jueves en San Juan, Puerto Rico. EFE/Thais Llorca/Archivo

Garnet Valley, PA – Es verano, y para aquellos que viven en islas o áreas costeras esto significa playa y sol, pero también peligro de los huracanes. Su temporada oficial se extiende desde el día primero de junio hasta el 30 de noviembre. Es posible que hayas escuchado que la temporada este año se espera que sea una muy fuerte. ¿Qué es lo que eso significa exactamente y cómo se determina?

Los huracanes obtienen su energía según se mueven sobre las aguas del océano. El aire tibio y húmedo en la superficie del mar es atraído hacia la tormenta mientras que el aire más fresco sale de la misma. Este patrón continúa hasta que la tormenta toca tierra, donde entonces pierde fuerza, pero no sin antes causar destrucción y muerte. Las predicciones les permiten a los ciudadanos prepararse, dando la oportunidad de evacuaciones de zonas en peligro por inundaciones o fuertes vientos. Por lo tanto, mientras más precisa la predicción, mejor la preparación. Hay dos tipos de predicciones de huracanes.

La primera se basa en probabilidades de formación de huracanes en cada temporada. Los meteorólogos usan estadísticas para predecir no solo el número de tormentas con nombres, sino también su intensidad; cuántas tormentas tropicales, huracanes y huracanes intensos. Estas predicciones se hacen utilizando los datos de temporadas anteriores y los factores actuales de clima.

La segunda es la predicción del comportamiento y la trayectoria que un huracán va a seguir, una vez se ha formado. Los meteorólogos utilizan modelos matemáticos para predecir la trayectoria de una tormenta con tres a cinco días de anticipación. Esta trayectoria tiene la forma de un cono, el cual se va achicando según el margen de error de la predicción disminuye. Otros modelos se utilizan para predecir la intensidad del huracán. Los modelos no siempre dan el mismo resultado y por lo tanto los pronósticos incluyen una serie de posibles trayectorias e intensidades. Los instrumentos utilizados para observaciones incluyen satélites, boyas y aeronaves que vuelan al ojo de la tormenta para recoger datos.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés) predice un 60% de probabilidad de que esta temporada de huracanes del Atlántico sea más activa de lo normal, con un total de 13 a 19 tormentas con nombre, 6 a 10 huracanes y 3 a 6 huracanes intensos (categoría 3 o más). Por ahora la temporada ha estado muy activa, como predicho. El mes de mayo, aún antes de comenzar la temporada, trajo dos tormentas. En junio hubo dos tormentas y en julio cinco, dos de las cuales se convirtieron en huracanes. Lo que va de la temporada, sin contar al huracán Isaías, que ya había causado al inicio de su percurso 22 muertes y más de 1.6 millones de dólares en pérdidas.

Prestarles atención a las predicciones y tomar en serio los avisos y las notificaciones de alerta es muy importante para prepararse correctamente y proteger; no solo la propiedad, sino también la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here