El gobierno de Cuba ha pedido a sus seguidores salir a la calle para contener las protestas pacíficas de ciudadanos que piden libertad en la Isla. En la imagen supuestos policías encubiertos detienen a un manifestante el domingo. (Foto: VOA/ archivo)

Washington, D.C. EE.UU. – Al menos 140 personas están detenidas en Cuba desde el domingo, cuando miles salieron a las calles en pueblos y ciudades de todo el país para criticar al gobierno de la isla y reclamar por la falta de medicamentos, alimentos y libertades en la nación de gobierno comunista.

La cifra tentativa de arrestos la dio a conocer en declaraciones a la Voz de América la directora de Amnistía Internacional para las Américas, Erika Guevara-Rosas.

“Es sumamente preocupante saber que por lo menos más de 140 personas están detenidas o desaparecidas y se desconoce su situación y condiciones, sabemos que hay personas heridas por uso excesivo de la fuerza policial y militar”, afirmó Guevara-Rosas.

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel, dijo a los cubanos a través de la televisión estatal en una presentación de más de cuatro horas el lunes que los arrestados cometieron actos «vadálicos» y los catalogó de «mercenarios» al servicio de potencias extranjeras y de «los enemigos de la revolución».

Lo sucedido el domingo -dijo Guevara-Rosas- responde al «hartazgo de décadas de un pueblo reprimido, al que se le impide hasta el derecho más fundamental a expresarse con libertad».

Informes de medios indican que las fuerzas policiales han robustecido sus operativos desde la mañana del lunes con todo el apoyo del gobierno de Miguel Díaz-Canel que ha aseguró que actuarán con mano dura y llamó a los simpatizantes del gobierno comunista “a tomar las calles y enfrentar las provocaciones (…) de una estrategia de guerra no convencional ensayada antes en Venezuela y otros países”.

Sin embargo, para Guevara-Rosas, el domingo salieron a las calles cubanas «personas decididas que reclaman a las autoridades el fin de la represión y de violación a derechos humanos  en un contexto de hartazgo acumulado e histórico que se une a la situación de pandemia que se ha venido agravando en las últimas semanas”.

A dos días de la ola de protestas en Cuba, la comunidad internacional mira con preocupación la respuesta del gobierno de la isla que se muestra  “intolerante, que estigmatiza y criminaliza el derecho fundamental a la liberta de expresión y a la asamblea pacífica”.

«Para que el mundo no sepa lo que está pasando»

El senador demócrata Bob Menéndez, de origen cubano y presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, dijo a periodistas el martes que no habrá una intervención militar en Cuba y que la revisión que hace la Casa Blanca sobre la política hacia Cuba podría acelerarse con los hechos recientes.

Sobre la interrupción en la isla del servicio de internet, controlado por un consorcio estatal que tiene la exclusividad en la nación, Menéndez comentó: ¿Por qué un gobierno cierra internet a su pueblo? Solamente porque tiene miedo a sus ciudadanos. No hay razón para cerrar el internet. Eso es lo que está haciendo el régimen de Cuba, cerando el internet para que el mundo no sepa lo que está pasando y para que cubanos no podamos hablar los unos con los otros».

«Debemos de buscar formas de cómo abrir el internet al pueblo cubano y creo que hay formas de poder hacer eso», concluyó.

«Terreno nuevo, desconocido»

Ted Henken, estudioso de temas cubanos y profesor de Baruch College, en Nueva York, dijo a la Voz de América que el gobierno de la isla se mueve en un nuevo terreno y no quiere dejar rastros de «la represión». A su juicio, esa es la razón por la cual está interrumpido el servicio de internet.

«En el pasado la táctica del gobierno cubano ha sido detener, arrestar a disidentes y periodistas independientes, pero solo durante un par de horas, después soltarlos y en muy pocos casos realmente llevarlos a juicios (…) En este caso estamos en un terreno nuevo, desconocido en Cuba. No son tres gatos, son muchos, incluyendo a activistas, periodistas ya conocidos pero también a ciudadanos que no han salido a la calle ni gritado ni hecho críticas públicas antes», dijo Henken.

Expuso que el hecho de que «son muchos» indica que es difícil procesarlos y llevarlos a juicio pero puede ser que algunos ejemplos se pueden hacer para aterrorizar al resto».

Sobre la interrupción del servicio de internet desde el pasado domingo señaló el experto: «No quieren que circulen imágenes de la represión, a veces hasta sangrientas».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here