Un soldado de la Guardia Nacional de EE. UU. protege una entrada al área del Capitolio en Washington, DC, el 4 de marzo de 2021. (Foto: VOA)

WASHINGTON, EE.UU. – La Policía del Capitolio de EE. UU., preocupada por las amenazas de otro ataque al complejo legislativo, pidió al Departamento de Defensa que deje a unos 5.000 miembros de la Guardia Nacional emplazados en Washington DC durante otros 60 días para brindar seguridad hasta mediados de mayo.

Funcionarios de defensa en el Pentágono dijeron a la Voz de América que se está considerando la solicitud. Inicialmente, estaba previsto que las tropas abandonaran los terrenos del Capitolio el 12 de marzo.

La alcaldesa de Washington DC, Muriel Bowser, aseguró a reporteros que la ciudad espera que “las fuerzas adicionales se vayan ahora; no sabemos por qué se han solicitado fuerzas adicionales hasta mayo». Sin embargo, la edil confirmó que continúan las conversaciones con la Policía del Capitolio sobre el despliegue de tropas.

«No sabemos por qué se han solicitado fuerzas adicionales hasta mayo»

Muriel Bowser, Alcaldesa de Washington DC

La solicitud de mantener a las tropas en su lugar se realizó cuando las autoridades anunciaron que estaban tomando en serio la información de inteligencia sobre un posible complot de un grupo de milicias para irrumpir en el Capitolio hoy, 4 de marzo, aunque todo estaba tranquilo bien entrada la tarde.

Funcionarios de la Policía del Capitolio también han dicho a los líderes del Congreso que la cerca con alambre de púas alrededor del Capitolio debería permanecer en su sitio durante varios meses más.

Algunos seguidores de teorías de conspiración de derecha expresaron la creencia de que, de alguna manera, el expresidente Donald Trump volvería a la presidencia el 4 de marzo, fecha en la que se celebraban las inauguraciones presidenciales en Estados Unidos hasta 1933. Pero Trump se despidió de Washington seis semanas atrás, cuando terminó su mandato en la Casa Blanca, y el demócrata Joe Biden juró como el 46º presidente del país.

La seguridad ha sido especialmente estricta en todo el Capitolio desde el 6 de enero, cuando cientos de partidarios de Trump, algunos de ellos con opiniones de extrema derecha, asaltaron el edificio, saquearon oficinas y se enfrentaron con la policía cuando los legisladores estaban en las primeras etapas de certificar que Biden había derrotado a Trump en las elecciones nacionales de noviembre pasado. Cinco personas murieron en el caos, incluido un oficial de policía del Capitolio.

«Ya hemos hecho mejoras significativas en seguridad, incluidas estructuras físicas y aumentar la presencia de personal para garantizar la seguridad del Congreso, los asistentes y nuestros agentes», dijo la Policía del Capitolio en un comunicado. «El Departamento está trabajando con nuestros socios locales, estatales y federales para detener cualquier amenaza al Capitolio».

En su conferencia de prensa semanal, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que las tropas de la Guardia Nacional deberían permanecer en el Capitolio «el tiempo que sean necesarias», pero dijo que dejaría las decisiones sobre el despliegue de tropas en manos de los responsables de seguridad del Capitolio.

La congresista Elissa Slotkin de Michigan dijo que algunos miembros del Congreso han estado preocupados por la seguridad en el Capitolio, el edificio en forma de cúpula que a menudo se representa en todo el mundo como símbolo de la democracia estadounidense.

 «No podemos depender de la Guardia Nacional para nuestra seguridad»

Elissa Slotkin, congresista de EE. UU.

«Queremos entender cuál es el plan», dijo a la agencia Associated Press. «A ninguno de nosotros le gusta mirar las cercas, las puertas, la presencia uniformada alrededor del Capitolio. No podemos depender de la Guardia Nacional para nuestra seguridad».

Slotkin dijo que los legisladores «no se sienten totalmente seguros» en el Capitolio.

A principios de esta semana, el FBI y el Departamento de Seguridad Nacional advirtieron a las autoridades locales en un boletín de inteligencia conjunto que un grupo de milicianos extremistas había discutido alentar a la gente a viajar a Washington y tratar de tomar el control del Capitolio.

Las amenazas llevaron a la Cámara de Representantes a cancelar su sesión del jueves, aunque el Senado estaba programado para reunirse.

Los legisladores han celebrado varias audiencias sobre lo que se sabía antes del ataque del 6 de enero y cómo respondieron las agencias locales y federales. Una vez que los asaltantes entraron en el Capitolio, las autoridades tardaron en responder cuando los insurgentes publicaron fotos de ellos dentro del edificio en redes sociales.

El Departamento de Justicia ha acusado a más de 300 personas de participar en el asedio, y la investigación continúa. Las autoridades dicen que han identificado a un hombre en un video del caos rociando repelente de osos contra el oficial de policía que fue asesinado, pero que aún no lo han identificado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here