En los años 60, los chicanos y mexicoamericanos, frustrados por la mínima aceptación del Partido Demócrata y la exclusión del Partido Republicano, decidieron formar un tercer partido llamado “La Raza Unida”.

Durante el activismo de la década de 1960, el pueblo chicano y mexicoamericano se dio cuenta de que el proceso político dominante sólo había servido para abusar y manipularnos. Después de mucho examen de conciencia, finalmente llegamos a la conclusión de que la única solución a nuestra condición política, social y económica era crear nuestra propia organización política independiente.

En 1969, el concepto detrás de La Raza Unida se extendió por todo el suroeste. Otras organizaciones políticas chicanas independientes también surgieron durante ese tiempo. José Ángel Gutiérrez y el liderazgo de MAYO (Organización Juvenil Mexicana Estadounidense), lideraron las primeras victorias de Raza Unida en Crystal City, Texas, donde se hicieron cargo de la junta de educación de la ciudad y el consejo municipal.

En California, el Partido La Raza Unida se organizó por primera vez en el área de la Bahía. Tomó una línea más militante, se organizó en torno a temas de la clase trabajadora y enfatizó el desarrollo de un enfoque ideológico chicano/mexicano. En Colorado, La Raza Unida fue producto del trabajo realizado por “The Crusade for Justice”. La Cruzada por La Justicia, bajo el liderazgo de Rudolfo Corky Gonzales, se centró en el nacionalismo y la juventud chicana. El espíritu y la fuerza de La Raza Unida se encarnaron realmente en Texas, bajo el liderazgo de José Ángel Gutiérrez, un estudiante y presidente de MAYO.

Los jóvenes de MAYO

Ellos y otros en todo el país, organizaron cientos de huelgas estudiantiles. Pronto los hispanos centristas y los políticos blancos redibujamos este movimiento estudiantil y abrimos una brecha entre los jóvenes y los padres. Muchos de los jóvenes de MAYO habían servido en Vietnam o ROTC, y se llevaron su historia patriótica cuando fueron a organizar a los padres para apoyar el movimiento estudiantil. Pronto descubrieron que tenían que hacerse cargo de las juntas escolares y los consejos municipales, pero, en algunas papeletas, tenían que ser un partido político oficial. Así, se formó el partido La Raza Unida. En su primera elección, 15 o 16 candidatos fueron elegidos a través de una buena y cuidadosa organización de base.

El concepto de La Raza Unida, que comenzó en Texas, pronto se extendió a muchas regiones y a otros estados. Colorado y California encendieron una llama que se extendió rápidamente, como un fuego salvaje en todo el suroeste y otras áreas pobladas por chicanos. Para 1970, el partido La Raza Unida ya existía en muchos estados. En California, los capítulos estaban desde San Francisco a San Diego. Solo en el condado de Los Ángeles había treinta capítulos. En el Valle de San Fernando, La Raza Unida surgió del MECHA (Movimiento Estudiantil Chicano de Aztlán), un comité político de la Universidad de Northridge. Cientos de chicanos/mexicanos fueron registrados en San Fernando por Pueblo Unido.

La Convención debía haber dividido sus reuniones entre Juárez y El Paso, pero después de la muerte de Falcón y otro asistente de la Convención que fue asesinado en Juárez, se decidió celebrar todas las reuniones en El Paso.

La “Primera Convención Nacional del Partido La Raza Unida” tuvo lugar en El Paso, en 1972. Ricardo Falcón, un joven organizador de la comunidad de Colorado, que se dirigía a la Convención, fue asesinado en una estación de servicio en Oro Grande, Nuevo México, por Perry Brunson, un anciano blanco que operaba la gasolinera. Brunson agredió verbalmente a Falcón con insultos raciales y luego le disparó cuatro veces y tardó en llamar a una ambulancia.

Ni Demócrata ni Republicano 1
Corky Gonzalez

Después de la convención, dirigí la procesión y el funeral de Ricardo. Fue una marcha de 2 millas y media hasta su tumba en Fort. Lupton, Colorado, a la que asistieron miles de simpatizantes.

Mi compadre Falcón, fue parte de un esfuerzo por registrar votantes latinos en el norte de Colorado. Fui parte del mismo esfuerzo, junto con el Dr. José Calderón, quien ahora es profesor de sociología en California y todavía sigue enseñando y organizando.

La Convención fue un evento enérgico y disputado, con muchas propuestas filosóficas y estratégicas diferentes y difíciles. José Ángel fue elegido presidente del partido y su oposición fue Corky. Los participantes en la Convención se fueron con un cambio electoral en sus corazones, pero con un sabor amargo, como resultado de los enfrentamientos entre los líderes chicanos.

Una de las figuras que surgió allí fue el reverendo Reies López Tijerina, líder en Nuevo México del Movimiento Land Grant, que estaba organizando su propio Partido Constitucional en Nuevo México, que finalmente no tuvo éxito. El Reverendo Reies fue uno de nuestros grandes oradores y nos hizo creer que podíamos lograr lo imposible.

A la reunión se invitó a César Chávez (Unión de Trabajadores Agrícolas Unidos), Ralph Abernathy (SCLC, o Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur), SDS (Estudiantes para una Sociedad Democrática), AIM (Movimiento Indígena Americano), SNCC (Comité de Coordinación Estudiantil No Violento), el Obispo Católico Flores y muchos otros. Aunque Chávez no asistió, participó en las campañas de registro de votantes en Texas, y Ralph Abernathy mantuvo una relación de trabajo con La Raza Unida.

Este importante esfuerzo para alcanzar e incluir otros movimientos sociales y de derechos civiles fue organizado por José Ángel, el fundador del partido La Raza Unida.

El Partido finalmente tuvo capítulos activos en 17 estados. Fue un momento emocionante para los chicanos y su esperanza de un futuro mejor.

En Colorado, muchos de nosotros aprovechamos la oportunidad para formar parte de este movimiento nuevo y emocionante, cuando gritamos “¡CHICANO POWER!, ¡BROWN POWER! Y ¡VIVA LA RAZA!”.  

Ni Demócrata ni Republicano 2
Corky Gonzalez, Cesar Chávez y Dolores Huerta

Corky era un líder carismático y todos queríamos trabajar con él y el nuevo partido.

Nuestros esfuerzos para organizar este nuevo partido no fueron bien recibidos por muchos hispanos, que no aceptaron ser identificados como chicanos, mientras intentaban subir las resbaladizas escalas de oportunidades democráticas y republicanas.

Estaba considerando postularme para la junta de regentes de la Universidad de Colorado, cuando el partido La Raza Unida me nombró para el cargo de Secretario de Estado.

En ese entonces organizaba a trabajadores agrícolas y, aunque dejé que se votara mi nombre, no hice campaña. Obtuve alrededor de 42,000 votos, lo que me convirtió en uno de los principales generadores de votos para el partido. Tuve un buen reconocimiento del nombre, debido a la exposición en los medios, que obtuve a través de mi trabajo con “United Farmworkers Union”.

Aunque La Raza Unida en Texas y Colorado no pudo ganar elecciones en todo el estado, generó el miedo a los mexicoamericanos en el corazón y la mente de muchos líderes de los establecimientos republicano y demócrata. Pronto, ambos partidos, pero en especial el Demócrata, comenzaron a buscar y a proponer candidatos latinos para tener más éxito.

Las partes vieron que nuestros votos podrían marcar la diferencia en una competencia apretada. Sin mencionar que nuestros números estaban creciendo.

Al igual que nuestros hermanos y hermanas negros, los latinos no queremos que nuestro voto se dé por sentado. Queremos estar en la mesa como socios plenos y respetados, como votantes con las necesidades expuestas de nuestras comunidades. Hemos aprendido que no solo se necesita encontrar buenos candidatos, sino que debemos trabajar dentro del llamado “sistema de partidos”; registrar a nuestra gente para votar y estar dispuestos a protestar, marchar, sentarnos a dialogar y hacer lo que sea necesario para que los derechos de nuestra comunidad sean respetados y las necesidades de nuestra comunidad satisfechas.

Con los años, me han invitado a las conversaciones iniciales para formar otros dos partidos nacionales; el Partido Nacional de Mujeres y un Partido de la Coalición Progresista Nacional, que incluiría tanto a republicanos como a demócratas. La organización para el último partido se disolvió cuando vimos que Obama iba a postularse como un candidato creíble.

Al principio de mis años como activista político, el presidente del Partido Demócrata del Estado de Colorado me dijo que no era bienvenido en el partido porque me estaba oponiendo al sistema. Le respondí diciendo que no era miembro del partido, y que estaba feliz de representar a los pobres sin importar a quién enojara.

Ni Demócrata ni Republicano 3
José Ángel Gutiérrez

Más tarde me pidieron que gestionara la campaña del Congreso para Polly Baca Barragán, que luego fue seleccionada como vicepresidenta del Comité Nacional Demócrata. Esto llevó a una oferta para ser Director de Registro de Votantes Hispanos para el Partido Demócrata. Pronto me convertí en asistente especial del presidente del partido. Como podrán imaginar, el Partido Demócrata de Colorado ya no me excluía.

José Ángel, Corky y todos los líderes chicanos que trabajaron para hacer crecer el partido “LA RAZA UNIDA” son nuestros héroes sociales y culturales. Se pusieron a sí mismos, a sus familias y a varias organizaciones, todos en línea, cuando se enfrentaron a los dos poderosos partidos políticos históricamente dominados por los caucásicos.

Durante estos primeros esfuerzos para tener una voz latina en el escenario político, muchos puertorriqueños y cubanos socialmente activos se unieron a nuestros esfuerzos.

A medida que pasaron los años organizando campañas, pero finalmente perdiendo elecciones, el partido Raza Unida, como tantos otros movimientos, comenzó a desmoronarse y se disolvió oficialmente en 1980. Aunque el Partido no continuó, construyó parte de la base de la identidad de nuestra comunidad y ayudó a lanzar el movimiento para crear una voz política latina. El partido Raza Unida fue un “doctorado” en política electoral y de partidos para muchos de nosotros. Fue tan emocionante como desafiante, ya que aprendimos a construir alianzas, a definir nuestras necesidades y expectativas compartidas y a trasladar la realidad de nuestra comunidad latina a la agenda política, más dominada por los anglos, en los Estados Unidos.

Hoy, mientras nos organizamos para que más y más ciudadanos no blancos se registren y voten, todavía estamos trabajando arduamente para que los partidos políticos nos reconozcan plenamente como socios igualitarios.

Es importante que nos mantengamos comprometidos a encontrar candidatos calificados, que estén enraizados en la comunidad, para postularse para un cargo de elección. En el proceso, debemos procurar desarrollar candidatos, especialmente mujeres, que puedan ser viables y elegibles.

Nunca deberíamos tener miedo de enfrentarnos al “Sistema establecido”, si es por defender el nombre de nuestras comunidades, muchas aún no reconocidas ni respetadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here