La papa a la huancaína, lista para degustar. (Foto: Cortesía Rubi Chévez-Llaque)

La gastronomía peruana refleja en sus platos una herencia de su mestizaje cultural. Cada comida evoca una singular historia de antaño. Estas narraciones culinarias recorren diferentes épocas; desde las culturas preincas e Inca, hasta el colonialismo y la república. Este manjar nace en la capital de Junín, Huancayo, a más de 3,000 metros sobre el nivel del mar, en el Valle de Mantaro, localizado en los Andes del Perú.

Reseña histórica

Fuentes históricas señalan varias versiones sobre su procedencia. La primera crónica, menciona que el creador de esta receta compraba las sabrosas papas amarillas en Huancayo, y para darle tributo, llamó al plato “papas a la huancaína.” Su estreno culinario se realizó en un banquete presentado al Capitán de navío peruano Miguel Grau Seminario a finales del siglo XIX.

La segunda interpretación es narrada por Jorge Stambury, en su libro “La Gran Cocina Peruana”. El autor menciona que durante la construcción del Ferrocarril del Centro, que unía Lima y Junín, los trabajadores de la construcción se alimentaban de las papas de Huancayo; acompañadas con huevos cocidos, y rociados con una exquisita salsa de ají.

Finalmente, el tercer relato señala que el origen de esta vianda se debe a la procedencia geográfica de las mujeres de Huancayo, llamadas huancaínas, que preparaban esta salsa con ajíes y leche; por eso el nombre de “papa a la huancaína”, como se conoce el día de hoy.

Compartiendo una receta de familia

Independientemente de la historia de este sabroso plato, la preparación de la salsa varía de generación a generación. Mi versión es la siguiente: primero, sancochar las papas amarillas y los huevos; aparte reservar hojas de lechuga y aceitunas negras para la guarnición.

En segundo lugar, la salsa se prepara usando una licuadora: agregue el ají amarillo –previamente lavado y limpio de sus venas y pepas– para saltearlo en aceite vegetal. Añada queso fresco, galletas de soda, leche evaporada, sal al gusto y más aceite vegetal. Licue todos los ingredientes y en unos minutos la salsa amarilla está lista para servir y degustar.

Restaurantes peruanos en Filadelfia

Si desea probar este delicioso plato puede visitar los restaurantes “El Balconcito” o “Vista Perú”. En su menú de entradas, la papa a la huancaína se presenta como una opción para los comensales y los precios varían desde 5 a 7 dólares por porción. En el mes de la herencia hispana: ¡Apoyemos a los restaurantes latinos!
Contacto: LinkedIn @maryluzmarques
Twitter @ maryluz_marques

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here