En 2020 se multiplicaron los pasajeros rebeldes en los vuelos en EE.UU. (Foto: EFE)

La Administración Federal de Aviación, la FAA, ha informado sobre más de 2.500 casos de pasajeros rebeldes en vuelos, en comparación con los 179 o poco más que se reportan anualmente. Casi la mitad de los casos recientes están relacionados con el tema del uso de máscaras y el consumo excesivo de alcohol.

Si bien estoy seguro de que hay algunos casos de personas de color que se vuelven rebeldes y son expulsadas de un avión, arrestadas, acusadas y excluidas de esas aerolíneas, es un hecho que la gran mayoría de estos últimos han sido personas blancas. Y como es común dentro de nuestro sistema judicial, las personas racializadas recibirían del sistema castigos mucho más severos que sus contrapartes blancas.

A lo largo de estos meses he leído, y visto fotos y videos de pasajeros rebeldes. Y todos los que he visto o leído han sido de gente blanca.

Estos pasajeros se niegan a usar la máscara correctamente, han empujado y golpeado a las azafatas, gritan y se vuelven locos igual que lo hacían aquellos que vimos irrumpiendo en el Capitolio. La pasada administración de la Casa Blanca permitió que el racismo floreciera públicamente a medida que los ataques contra inmigrantes, musulmanes, judíos, personas LGBTQ, chinos y otros grupos discriminados, se volvieron flagrantemente públicos.

Los blancos en los últimos cuatro años han utilizado el 911 como su número de policía personal. Los operadores han recibido llamadas de ciudadanos blancos indignados porque un negro estaba haciendo una barbacoa en un parque público, o porque el personal de un negocio no estaba hablando inglés. Las ciudades deberían cobrar, multar y quizás encarcelar a quienes abusen de este sistema de seguridad pública tan importante.

Los negros desatarían “un infierno” si llamaran al 911 después de ver a algunos blancos haciendo un gran picnic o alguna celebración con música a todo volumen en un lugar público.

El privilegio blanco tiene raíces profundas y sus ramas se extienden a todos los aspectos de nuestra sociedad. Cuando era joven tuve que viajar en los sistemas de autobuses públicos y no se toleraban pasajeros rebeldes. Vi arrojar pasajeros en la mitad de la nada porque estaban borrachos o eran groseros y abusivos. Hoy en día existen en ciertas zonas del país pequeñas compañías de buses económicos que no les permitirían a sus pasajeros perder la cordura y poner en peligro a los demás. No he visto a una persona de color ser expulsada de uno de estos autobuses.

Mi tesis es que estos extravagantes incidentes con pasajeros de aerolíneas tienen profundas raíces en el privilegio histórico de los blancos. Si la gente de color fuera rebelde como grupo, estaría de inmediato en la portada de todos los periódicos y sería el tema candente para los medios de la derecha.

Las líneas de cruceros ahora están estableciendo reglas para aceptar solo a viajeros vacunados, mientras que algunas aerolíneas están creando nuevas reglas de consumo de alcohol. Y todos están desarrollando políticas más estrictas para proteger a su personal y a los otros pasajeros.

Si las personas no quieren seguir las reglas de la aerolínea, deberían tomar un tren o autobús, o tal vez subirse a sus automóviles y conducir hasta el destino deseado. Los privilegios blancos a 30,000 pies de altura hacen al mundo muy inseguro para todos nosotros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here