La pandemia y sus secuelas sociales podrían haber impulsado el incremento de la desproporción racial entre las víctimas de violencia a mano armada en Colorado, con latinos y afroamericanos representando tres de cada muertes, según revela un informe difundido este miércoles. EFE/EPA/CHRISTIAN MONTERROSA/Archivo

Denver (CO). – La pandemia y sus secuelas sociales podrían haber impulsado el incremento de la desproporción racial entre las víctimas de violencia a mano armada en Colorado, con latinos y afroamericanos representando tres de cada muertes, según revela un informe difundido este miércoles.

El reporte, a cargo de la filial en Colorado de la organización National Gun Violence Memorial, indica que entre el 1 de enero y el 31 de agosto de este año las minorías en este estado tienen cuatro veces más posibilidades de morir de un balazo que los blancos.

Específicamente, de las 90 muertes por armas de fuego en lo que va del año, el 75 % de las víctimas era «personas de color», aun cuando los latinos representan el 22 % de la población de Colorado y los afroamericanos el 4,6 %, comparado con un 68 % de blancos.

Asimismo, mientras la mayoría de las víctimas hispanas o afroamericanas murió en una balacera, al resistirse a un asalto o en enfrentamientos con la policía, la mayoría de las víctimas blancas murió de suicidio o en un «escenario de asesinato seguido de suicidio», expresa el informe.

Si se consideran sólo los homicidios con arma de fuego, los latinos representan el 34 % de esas víctimas y los afroamericanos el 21 %.

Hasta el momento, el mes más violento fue julio, con 14 muertes, incluyendo un hombre blanco, dos latinos (Osiris Rodríguez Herrara, de 3 años; y Joe Trujillo, 51) y 11 personas afroamericanas. No todas esas muertes fueron homicidios, clarifica el reporte.

El caso más reciente fue el de Deionte Johnson-Smith, afroamericano de 19 años, el pasado 21 de agosto en Greeley, en el norte de Colorado. Y una sola víctima aún no pudo ser identificada: un hombre de unos 40 años cuyo cuerpo se encontró el pasado 17 de mayo en un lugar todavía no revelado por las autoridades.

Según el reporte, la mayoría de estos casos nunca llega a los medios de comunicación. Además, el informe no incluye los 700 casos de adolescentes que recibieron heridas de bala no mortales durante los ocho primeros meses de 2020 en la zona metropolitana de Denver.

A nivel nacional, según un estudio realizado por la Universidad McGill (de Canadá) con datos hasta 2018 y publicado en los Anales de Medicina Interna, Missouri, Michigan, Illinois e Indiana son los estados con mayor disparidad racial en cuanto a víctimas de homicidios con armas de fuego.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here