Vista de un carro de policía en San Juan (Puerto Rico). EFE/Jorge Muñiz/Archivo

San Juan. – Luis Marrero, uno de los tres agentes policiales asesinados el pasado lunes en medio de una persecución en Carolina, municipio vecino a la capital de Puerto Rico, fue ascendido de forma póstuma al grado de sargento durante una ceremonia celebrada este viernes en la localidad de Toa Alta.

El comisionado de la Policía de Puerto Rico, Antonio López, fue el responsable de otorgar ese grado al fallecido, en una emotiva ceremonia que contó con la participación de sus familiares, vecinos y el gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi.

Marrero, junto a los agentes municipales Luis Salamán y Eliezer Hernández, fue asesinado el pasado lunes en un incidente que ha conmocionado a la opinión pública de la isla caribeña.

El autor de los asesinatos fue David Emanuel Rivera, de 25 años, que pertenecía a una banda criminal conocida como «las FARC», el mismo nombre de la guerrilla colombiana.

El fatal desenlace se produjo cuando el delincuente se vio involucrado en un accidente de tráfico en el área turística de Isla Verde, junto a la capital, que desencadenó una persecución con el saldo de tres agentes policiales muertos.

El cadáver del asesino fue identificado el miércoles por autoridades forenses como el de la persona que mató a los agentes.

Marrero, que durante 18 años sirvió en la Policía de Puerto Rico, recibió el honor en la Funeraria Díaz en Toa Alta, donde desde el jueves decenas de personas habían acudido a rendirle tributo.

El comisionado López dijo en un discurso ante los allegados del fallecido que habían ganado una familia gigante, ya que contaban con el apoyo de todo el pueblo puertorriqueño.

«A estas muestras masivas de solidaridad nos unimos todos los policías de Puerto Rico. Sepan que cada uno nosotros es y siempre será parte de su familia», dijo el funcionario.

El presidente de la Corporación Organizada de Policías y Seguridad (COPS), Jaime Morales, había señalado sobre el asunto que la situación para los agentes de la Policía es difícil, ya que cada vez son menos patrullando las calles, principalmente debido a un abandono de la profesión por las condiciones laborales.

El jefe de la Fiscalía federal en Puerto Rico, Stephen Muldrow, expresó su apoyo en la investigación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here