(Foto: EFE/Archivo)

Mientras familias latinas en todo el país luchan para llegar a fin de mes, las grandes petroleras han obtenido $32.8 mil millones en ganancias en tan sólo el primer trimestre del año.

Según el más reciente reporte del Índice de Precios al Consumidor (CPI), en los últimos 12 meses el índice de energía aumentó un 30,3%, con todos los índices de componentes energéticos reportando un aumento durante el año. El índice de gasolina aumentó 43.6% y el índice de combustóleo subió un 80,5%. Al menos 83% de las familias latinas en Estados Unidos son dueños de un vehículo y las alzas en el precio de la gasolina ponen una carga significativa en el presupuesto de sus hogares. 

Las gigantescas ganancias de la industria energética reflejan una cruda realidad: las grandes petroleras aumentaron el precio final para los consumidores mientras recortaban empleos y cosechaban subsidios.

Recortes de empleos: Exxon recortó su fuerza laboral por 9,000 empleos el año pasado para «reducir costos». Chevron y Shell recortaron su plantilla en 5 mil puestos de trabajo en 2021 y BP eliminó más de 2 mil puestos de trabajo de su plantilla.

Impuestos bajos o nulos pagados: Exxon y Chevron pagaron una tasa impositiva efectiva de EE. UU. de alrededor del 2 % el año pasado.

Accionistas adinerados sobre la producción: estos directores ejecutivos de petróleo y gas han admitido abiertamente que planean anteponer las recompras de los accionistas adinerados a un aumento en la producción.

Subsidios financiados por los contribuyentes: Se estima que las empresas de combustibles fósiles obtienen $20 mil millones anuales en subsidios financiados por los contribuyentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here