Vista del Capitolio de Estados Unidos al atardecer, el 5 de enero de 2022, en Washington, D.C. (Foto: VOA)

Para conmemorar el 6 de enero, el presidente Biden tiene programado realizar comentarios con un enfoque en el sostenimiento de la democracia y contrarrestar las amenazas a los procesos democráticos.

WASHINGTON, EE.UU — Hace treinta años, después del colapso de la Unión Soviética, el politólogo estadounidense Francis Fukuyama escribió en su ensayo «¿El fin de la historia?» que la democracia liberal estadounidense personificaba el punto final de la evolución sociocultural de la humanidad, la forma superior y final de gobierno.

Pero un año después del asedio mortal del Capitolio deEstados Unidos por partidarios del expresidente Donald Trump, Fukuyama, ahora investigador principal del Instituto Freeman Spogli de Estudios Internacionales de la Universidad de Stanford, dice que el ejemplo de Estados Unidos como faro global de la democracia está profundamente empañado.

«Estados Unidos no pudo efectuar una transferencia pacífica de poder después de una elección, y ese es un precedente que ya ha repercutido en todo el mundo», dijo.

En el aniversario del asedio al Capitolio, la VOA habló con otros observadores que también están dando advertencias ominosas sobre el legado global del 6 de enero y el declive de la democracia estadounidense.

El autoritarismo como alternativa

Los eventos del 6 de enero, las mentiras de Trump sobre las elecciones de 2020 y la persistente falta de voluntad del Partido Republicano para repudiarlas sirven como «puntos de conversación útiles para los autócratas, tanto actuales como aspirantes, que afirman que la democracia como ideal es a la vez fantasiosa y equivocado», dijo William Howell, profesor Sydney Stein de Política Estadounidense en la Escuela de Políticas Públicas Harris de la Universidad de Chicago.

Crean contratiempos para los reformadores de la democracia en el extranjero que han buscado orientación e inspiración en Estados Unidos, agregó Howell.

El presidente Joe Biden pronuncia un discurso sobre el derecho al voto en el National Constitution Center, el 13 de julio de 2021, en Filadelfia. (Foto: VOA/Archivo)

Jonathan Stevenson, investigador principal de defensa de Estados Unidos en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, un grupo de expertos global, estuvo de acuerdo.

«Aunque los países de inclinación liberal por defecto todavía pueden buscar apoyo político en Estados Unidos, el autoritarismo se ve cada vez más como una alternativa viable», dijo Stevenson, y agregó que la degradación de la democracia estadounidense no es la única causa.

El ascenso de China, la «legitimidad del desempeño» de líderes antiliberales como el húngaro Viktor Orban y el creciente atractivo del populismo provocado por la decepción en los gobiernos democráticos también son factores importantes, agregó.

«Pero el 6 de enero ciertamente ha aumentado la carga de persuasión ideológica de la democracia estadounidense», dijo Stevenson.

Mientras tanto, la aceptación de los republicanos de las mentiras electorales de 2020 ha puesto a los aliados profundamente nerviosos acerca de la confiabilidad de Estados Unidos, dijo Max Bergmann, investigador principal del Center for American Progress.

«Ahora tienen que preguntarse: si Estados Unidos se mueve en una dirección autocrática, ¿estará allí para hacer frente a otros autócratas?», dijo.

Aún así, Estados Unidos sigue siendo un país sin par en los reinos clave de la geopolítica y, a pesar de la mayor cobertura de los países y la formación de vínculos con otras potencias como China, la mayoría todavía busca mantener fuertes lazos de trabajo con Estados Unidos.

«La insurrección ha dejado una marca en la posición de Estados Unidos en el mundo, pero aún no ha socavado fundamentalmente la posición general de Estados Unidos», dijo Brian Katulis, vicepresidente de políticas del Middle East Institute. «El hecho de que Estados Unidos todavía tenga la economía y el ejército más grande y fuerte del mundo, y gran parte de su poder blando en tecnología y educación, se tiene en alta estima».

Salvando la democracia estadounidense

Como presidente, Joe Biden ha tratado de salvar la posición de Estados Unidos y enmarcó su política exterior en el contexto de democracias versus autocracias. En diciembre, reunió a más de 100 países en una Cumbre virtual por la Democracia para «establecer una agenda afirmativa para la renovación democrática y abordar las mayores amenazas que enfrentan las democracias hoy a través de la acción colectiva».

Para conmemorar el 6 de enero, Biden tiene programado realizar comentarios con un enfoque en el sostenimiento de la democracia y contrarrestar las amenazas a los procesos democráticos. Sus ayudantes dicen que Biden cree que la forma más efectiva de combatir el trumpismo y el negacionismo electoral es demostrarle al país y al mundo que los gobiernos democráticos pueden funcionar.

«Cohesión política, estabilidad política, un compromiso común a través de las líneas partidistas con las instituciones básicas de Estados Unidos y los valores de la democracia estadounidense. Ese es el tipo de cosas que realmente proporcionarían el tipo de propulsión de seguridad nacional que realmente necesitamos para poder servir a nuestros intereses en el extranjero de manera eficaz», dijo el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan en un evento reciente del Consejo de Relaciones Exteriores.

En esta foto del 1 de julio de 2019, los manifestantes se reúnen dentro de la sala de reuniones después de irrumpir en el Consejo Legislativo en Hong Kong. (Foto: VOA/Archivo)

Con una polarización cada vez más profunda y los continuos ataques a las instituciones democráticas de Estados Unidos, eso puede ser una tarea difícil. En manifestaciones en todo el país, Trump continúa impulsando lo que los críticos llaman la «Gran Mentira», la narrativa de que las elecciones presidenciales de 2020 fueron robadas, y la mayoría de los republicanos le creen.

Según una nueva encuesta de USA Today / Suffolk University, el 58% de los republicanos dicen que Biden no fue elegido legítimamente para la Casa Blanca, esto a pesar de numerosas auditorías e investigaciones que desacreditan las afirmaciones de Trump de fraude electoral.

Impulsadospor «Stop the Steal» y otras conspiraciones de fraude electoral, los legisladores republicanos en estados de todo el país han aprobado o tratado de aprobar una legislación que afirmaría un mayor control sobre los sistemas y resultados electorales, bloqueando a los demócratas en el proceso.

Ventaja para los adversarios

Los adversarios, incluidos Rusia, China e Irán, han utilizado el asedio en su beneficio, un hecho reconocido por Sullivan.

«El 6 de enero ha tenido un impacto material en la visión de Estados Unidos desde el resto del mundo», dijo el principal asesor de Biden. «Los aliados lo ven con preocupación y se preocupan por el futuro de la democracia estadounidense. Los adversarios lo ven, ya sabes, más como frotándose las manos y pensando, ‘¿Cómo podemos aprovechar esto de una forma u otra?'»

Los funcionarios chinos a menudo cuestionaban cómo los legisladores demócratas estadounidenses podían condenar a los manifestantes que irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos mientras defendían a los que irrumpieron en la legislatura de Hong Kong. Los líderes iraníes han señalado el asedio y las divisiones políticas estadounidenses en curso en su propia propaganda para golpear a Estados Unidos.

El presidente ruso Vladimir Putin ha establecido una equivalencia moral entre el enjuiciamiento de los alborotadores del 6 de enero y la represión de su oponente político Alexey Navalny.

«Estos argumentos pueden ser simplistas y torturados, pero no son ineficaces», dijo Stevenson de IISS.

Moscú también ha lanzado «whataboutisms» sobre el retroceso democrático estadounidense en respuesta a las declaraciones de Estados Unidos sobre la democracia rusa. El objetivo, dijo la autora de How to Lose the Information War y miembro global del Wilson Center Nina Jankowicz, es socavar la legitimidad de las críticas que Estados Unidos ha tenido a Rusia en los últimos años con respecto a los derechos humanos y el derecho a la libre expresión.

No debería sorprendernos que los adversarios hayan utilizado el retroceso democrático de Estados Unidos como excusa para defender sus propios sistemas antidemocráticos. «Cuando Estados Unidos socava sus propios valores liberales en casa, crea un sentido de derecho, o incluso permiso, para que los líderes con instintos autocráticos pisoteen las libertades de elecciones libres y justas o el derecho a protestar», dijo Leslie Vinjamuri, directora del programa de EE. UU. y las Américas en Chatham House, con sede en Londres.

Vinjamuri agregó que actualmente existe una sensación generalizada en Europa, con razón o sin ella, de que «Estados Unidos todavía puede tener el poder de liderar, pero que ya no tiene interés en ir más allá de sus fronteras para proporcionar el tipo de orden liberal o moral que una vez lo hizo «.

¿Que sigue?

Mucho depende de las elecciones de mitad de período de 2022 y las elecciones presidenciales de 2024 y de si los estadounidenses pueden ofrecer elecciones relativamente estables sin el drama y la violencia de 2020.

«Me parece que los próximos dos años determinarán si Estados Unidos sigue siendo una potencia mundial creíble», dijo Jérôme Viala-Gaudefroy, profesor asistente de CY Cergy Paris Université. «Si el 6 de enero sigue siendo único, entonces hay esperanza. Pero si es solo el comienzo de algo, bueno, entonces podría desatarse el infierno».

 Tropas de la Guardia Nacional refuerzan la seguridad alrededor del Capitolio de Estados Unidos en Washington, 17 de enero de 2021. (Foto: VOA/Archivo)

Otros observadores ofrecen un punto de vista aún más sombrío.

«Para 2025, la democracia estadounidense podría colapsar, provocando una inestabilidad política interna extrema, incluida la violencia civil generalizada», dijo Thomas Homer-Dixon, director ejecutivo del Instituto Cascade de la Universidad Royal Roads de Canadá, en un artículo de opinión reciente. «Para el 2030, si no antes, el país podría estar gobernado por una dictadura de derecha».

El estudioso de los conflictos violentos instó a sus conciudadanos a prepararse para la crisis que se desarrolla en Estados Unidos, que caracterizó como un «panorama político y social destellando con señales de advertencia».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here