“Manifestante de Black Lives Matter, siendo arrestado en el “ Brooklyn Bridge” City Hall en New York. EFE/EPA/Justin Lane/File

Nueva York – La Policía de Nueva York ha visto un alza en el número de agentes que se han acogido al retiro y en el de otros miembros que buscan dar ese paso, muchos de ellos debido a los cambios que ha habido en esa agencia tras las protestas por la muerte de George Floyd.

Entre el 1 de marzo y el 22 de julio 813 policías dejaron esa agencia mientras que 1.172 iniciaron el proceso para seguir los pasos de sus colegas, un alza considerable al compararlo con los datos del 2019 a esta fecha, cuando 724 se retiraron de su oficio y 749 solicitaron hacer lo mismo. El Departamento de Policía, el más numeroso del país, ha señalado que los oficiales se han retirado por razones personales, de acuerdo con NY1, que destaca que esta ola de retiros es una tendencia preocupante que es observada muy de cerca por la agencia. Explica que muchos se han retirado por factores económicos, porque han trabajado considerable tiempo extra, un factor que ha impactado positivamente en su pensión.

Pero, también destaca que, en muchos otros casos, responde a lo que consideran una retórica anti-policía surgida como resultado de las protestas a través del país, a veces violentas, que hubo tras la muerte de Floyd a manos de un policía blanco, en las que se exigieron cambios en esos departamentos, entre ellos que se les recortaran fondos.

En Nueva York, tras grandes protestas, se aprobaron proyectos de ley, entre ellos uno a nivel estatal para reestructurar el departamento en un plazo de un año con la participación de todos los sectores de la sociedad y el Gobierno cortó el presupuesto en mil millones de dólares a esa agencia en la ciudad y se desmanteló la unidad anticrimen.

Entre los policías que se acogieron al retiro figura el entonces comandante de un precinto en El Bronx, Richard Brea, de origen dominicano, cuya decisión en junio llamó la atención en los medios de prensa locales.

«A todos los llamados líderes políticos que han abandonado la seguridad de la ciudad por conveniencia política, nuestros policías no son peones políticos», dijo Brea en ese momento, recordó NY1.

Este éxodo ocurre en momentos en que la criminalidad ha brotado en la ciudad, con un alza en tiroteos que este pasado fin de semana dejó ocho muertos, todo el domingo, incluidos dos menores de edad.

Brea aseguró a NY1 que los políticos se han olvidado de los policías que han muerto por mantener la ciudad segura. «Su sangre está en el concreto y en cada esquina de la calle», afirmó.

Otro comandante retirado que prefirió el anonimato aseguró que «todos le han dado la espalda a la policía, los políticos, los medios de comunicación, hasta algunos de los nuestros».

Solo entre el 25 de mayo, día en que murió Floyd -lo que desencadenó de inmediato la ola de protestas-, y el 3 de julio, 503 uniformados solicitaron acogerse al retiro en Nueva York.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here