(Foto: Ilustrativa/Andrea Piacquadio/Pexels)

Filadelfia, PAPCOS son las siglas, en inglés, del Síndrome del Ovario Poliquístico (Polycystic Ovary Syndrome). Esta condición médica se presenta en el sexo femenino, y es la principal causa de infertilidad. Es un síndrome sistémico que afecta principalmente los órganos reproductivos y las hormonas sexuales, y se manifiesta en la adolescencia con la presencia de una combinación de síntomas y signos clínicos; sin embargo, son tres los que se toman en cuenta principalmente para un diagnóstico inicial:

  • Irregularidad en las menstruaciones
  • Aumento de las hormonas masculinas (andrógenos) en sangre que se manifiestan con un aumento anormal de vello (cara, dedos de las manos, pies, piernas, entre otros), acompañado de acné moderado-grave
  • Evidencia ecográfica de quistes en uno o ambos ovarios

Al menos con dos de los tres anteriores casos se determina el síndrome, sin embargo, este es un diagnóstico que se debe establecer una vez ya se hayan descartado otras posibles causas por las que la persona presenta dichos síntomas o signos.

SÍNTOMAS Y RIESGOS

Es importante resaltar que, paralelamente, el PCOS se asocia con aumento de peso (en ocasiones con un difícil control), falta de energía, problemas relacionados con el sueño, cambios de humor, depresión, ansiedad, trastornos de alimentación, dolores de cabeza, e infertilidad en algunos casos; síntomas que varían de una mujer a otra. Este síndrome aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, cáncer endometrial, hígado graso, abortos espontáneos, nacimientos prematuros, e incrementa las complicaciones durante el embarazo.

TRATAMIENTO Y PREVENCIÓN

El tratamiento, como toda enfermedad, tiene una parte basada en medicamentos y/o procedimientos, que en el caso de este padecimiento se enfoca en corregir las anomalías hormonales para reducir riesgos, mejorar los síntomas e infertilidad, y por otro lado, un tratamiento sin fármacos basado en mejorar los hábitos de vida como la pérdida de sobrepeso, mediante la ejercitación regular y una dieta balanceada, especialmente a nivel de los carbohidratos. Al mejorar o implementar estos hábitos se puede ayudar a inducir la ovulación y regularizar el ciclo menstrual.

Es importante mencionar que, el diagnóstico, el tratamiento y el manejo del PCOS debe ser integral, mediante un equipo multidisciplinario; por tanto, si ya padeces o crees padecer esta enfermedad te invito a consultar a tu médico y tomar las medidas necesarias para mejorar tu vida.

El PCOS y el COVID-19

De acuerdo con expertos de la Universidad de Birmingham (Reino Unido), las mujeres con este padecimiento presentan mayor riesgo de padecer complicaciones frente al coronavirus SARS-CoV-2, debido a las comorbilidades que el síndrome causa (diabetes, obesidad, hipertensión). Algunas mujeres tienen mayor riesgo de resistencia a la insulina, y bajos niveles de vitamina D. Estas complicaciones se asocian a su vez con un riesgo potencialmente mayor de COVID-19 grave. (Fuente: Infobae).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here