Los trabajadores de saneamiento de Filadelfia culpan a la ‘mala gestión’ por las calles sucias.

Algunos residentes de la ciudad dicen que están hartos de la recolección tardía de basura. La ciudad dice que los trabajadores de saneamiento trabajan más duro que nunca, debido a que más personas quedan en casa y hacen más basura. (Kimberly Paynter / POR QUÉ)

Piden disculpas por la basura podrida.

Roberto Díaz, un veterano de Vietnam de 65 años, ha vivido en la esquina de las calles Water y Ontario en Fairhill durante 15 años.

Regularmente barre la basura en su cuadra, pero dijo que nunca antes se habían acumulado las bolsas, envolturas y escombros azotados por el viento como el desastre de los últimos días.

“¡Mira todo esto! ¡Mira toda esta calle!” dijo Díaz, apuntando a montones de bolsas de basura en las aceras. “Y todo el mundo está actuando como si estuviera bien. ¡No está bien!”

“Este lugar se parece a la suciedad, hombre”, agregó. “¿Cuánto tiempo más vamos a tener que soportar esto?”

La basura y el reciclaje se han ido acumulando por toda la ciudad como resultado de los retrasos anunciados por los funcionarios de la ciudad el lunes. Las moscas y los gusanos han estado haciendo lo que hacen justo en frente de las casas de las personas, llenando las calles y callejones de la ciudad con un olor a podrido y amenazando la salud de los niños jugando alrededor de las torres de basura. Los perros y los gatos se han aprovechado de la situación, mordiendo las bolsas y rasgando el plástico, enviando basura a las aceras y calles. Y con la ayuda de una brisa, incluso el residuo más terrenal puede volar, extendiendo aún más la suciedad.

Filadelfia recibe una abundancia de quejas con respecto a la basura, pero las quejas hechas al 311 sobre la la basura y el reciclaje esta semana son hasta 10 veces más altas de un promedio diario de aproximadamente 110 antes de abril a más de 1,090 el 13 de julio.

El Departamento de Vía Pública (The Department of Streets) de la ciudad pidió paciencia a los residentes y se disculpó por las molestias, argumentando que su servicio se ha visto obstaculizado por un aumento de la basura sacada por los residentes durante la pandemia y el fin de semana del 4 de julio, así como por las lluvias torrenciales en las últimas semanas.

“Nuestra gente lleva cinco meses en casa. Y sé que en mi propia situación de vida, hemos estado produciendo mucha más basura de la que tendríamos si fuéramos a trabajar todos los días”, dijo el jueves el alcalde Jim Kenney.

Kenney dijo que los equipos han estado trabajando sin parar, durante todo el fin de semana, para ponerse al día, pero estos son tiempos extremadamente difíciles, dijo.

“Por cierto, también ha estado un poco caliente, si alguien no se ha dado cuenta de eso. Ha hecho calor y esta es una pandemia histórica y una depresión financiera práctica. Quiero decir, creo que nuestros trabajadores están haciendo un buen trabajo, francamente”, dijo Kenney.

El jueves, el director gerente saliente de Filadelfia, Brian Abernathy, dijo que el Departamento de Vía Pública había comenzado a “trasladar a los equipos de recolección de un material —basura o reciclaje— al otro, para asegurarse de que nos pongamos al día”.

Pero Omar Salaam, un agente comercial del Consejo de Distrito 33 de AFSCME, que representa a más de 1,100 trabajadores del Departamento de Vía Pública, dijo que la pandemia y las fuertes lluvias son solo una excusa que la ciudad está utilizando para explicar los retrasos.

“El clima no es el problema, es una mala gestión”, dijo.

Salaam dijo que esta semana, los camiones de saneamiento están recolectando basura y reciclaje, un cambio al que el sindicato se opone porque crea más trabajo por turno e impide que el contenido de los contenedores azules sea reciclado.

“Hay un montón de programas de reciclaje en marcha y mezclar basura y reciclaje no es una buena idea”, dijo Salaam.

El Departamento de Vía Pública confirmó que los trabajadores estaban vaciando botes de basura y contenedores de reciclaje en los mismos camiones.

“Los materiales están entrando en el mismo camión porque debido a las fuertes lluvias de la semana pasada, muchos de los materiales que se quedan afuera están mojados y contaminados. Los materiales de reciclaje no podrán ser procesados como reciclaje “, dijo la portavoz del Departamento de Vía Pública, Keisha McCarty-Skelton, en un correo electrónico.

Salaam dijo que el clima era solo una parte de la explicación.

“Tuvimos lluvia por unos dos o tres días”, dijo. “La lluvia solo contamina el cartón. No contamina el vidrio, no contamina el aluminio y no contamina el plástico “.

Los trabajadores de saneamiento de Filadelfia culpan a la ‘mala gestión’ por las calles sucias. 1
Las bolsas de basura que se dejan sin recoger durante días en Kensington se abren en Lee Street. (Kimberly Paynter/WHYY)

25 % más basura, el mismo número de equipos de limpieza

La pandemia ha aumentado la cantidad de basura generada por los residentes de la ciudad en casa por lo menos un 25 % en tonelaje cada semana, dijo McCarty-Skelton.

Los montones de bolsas de basura añaden hasta tres toneladas más de residuos dirigidos a vertederos cada semana, dijo.

McCarty-Skelton dijo que el aumento de tonelaje—de 11 toneladas semanales en promedio en 2019 a 14 toneladas semanales en los últimos tiempos—, representa un costo adicional de aproximadamente $ 2.2 millones en comisiones de recolección y propinas. Eso incluye el despliegue de más camiones y personal cuando sea posible.

Salaam dijo que la única forma de desplegar más camiones es contratar más trabajadores, o aumentar el salario para incentivar a los trabajadores existentes a asumir turnos adicionales.

Los trabajadores de saneamiento están cansados, dijo. Han estado trabajando duro durante 16 o 17 días seguidos, durante 12 a 14 horas, sin tomarse un día libre, sin pago de riesgos y, a veces, sin ser pagados horas extras.

“Quiero comenzar disculpándome con el público porque lo entendemos”, dijo Salaam. “Vivimos en la ciudad de Filadelfia. Así que cuando la basura de un residente está afuera, nuestra basura se pone frente a nuestras puertas”.

Mientras que los funcionarios de la ciudad habían atribuido los retrasos a la escasez de mano de obra debido al agotamiento, lesiones y problemas de salud o familiares relacionados con COVID-19, Salaam dijo que los problemas se estaban gestando mucho antes de la pandemia y el sindicato advirtió a los funcionarios de la ciudad. Sin embargo, no se tomaron medidas.

Dijo que la gente se sigue enfermando porque todavía no ha recibido el equipo de protección personal adecuado de la ciudad y hasta ahora ha dependido de donaciones para comprar máscaras N95.

Según Salaam, ahora mismo hay alrededor de 30 trabajadores de saneamiento que han dado positivo o están esperando los resultados de las pruebas en el distrito noreste.

Los trabajadores de saneamiento han informado a la administración sobre la necesidad de mejores  equipos de protección incluso antes de COVID-19. Pero esas necesidades nunca fueron tomadas en consideración, dijo.

“Realmente el problema con el que estamos lidiando en este momento es la falta de liderazgo y la falta de personas que realmente saben lo que están haciendo”, dijo Salaam. “Mucha de la basura que queda en el suelo es el resultado de malas decisiones de gestión y, desafortunadamente, la gente se enferma. Eso es lo que está sucediendo”.

Mientras tanto, Roberto Díaz sigue barriendo su bloque. Pero se está cansando.

“El lugar está empezando a oler ahora, sabes lo que estoy diciendo. Estamos empezando a tener cucarachas y todo eso ”, dijo el jueves por la mañana. “¿Que está pasando? No lo entiendo. Y no sé por qué deberíamos tener que pagar por esto. Porque pagamos nuestros impuestos “.

“Apesta”, dijo Angel Cruz, un residente de 37 años que vive a un par de cuadras de Díaz.

Cruz admite que su familia está produciendo más basura ahora que los niños no están en la escuela y los adultos no están trabajando.

“Tenemos montones, ocho bolsas, nueve bolsas. Normalmente tenemos cuatro o cinco ”, dijo. “Y el reciclaje, hay un montón de reciclaje porque bebemos agua, botellas de agua, latas, así que es como simplemente sigue acumulándose”.

La ciudad está pidiendo a los residentes que simplemente dejen su basura y reciclaje afuera hasta que lleguen los camiones.

“Aunque realmente entendemos el aspecto antiestético y el olor desagradable que resulta cuando queda basura y reciclaje, no queremos que los residentes vuelvan a colectar la basura, ya que esto solo creará el doble de materiales para recoger la semana siguiente, lo que podría causar más demoras, “Dijo McCarty-Skelton del Departamento de Vía Pública.

Pero Cruz dijo que su basura y reciclaje ha estado fuera por demasiado tiempo y se está impacientando.

“Se está pudriendo”, dijo. “Toda la cuadra apesta a excremento de gatos y animales”.

Nota de la editora: Este artículo se publicó originalmente en inglés y fue escrito por CatalinaJaramillo para WHYY. Fue traducido por Diana Cristancho y editado por Gabriela Rivera para Kensington Voice.

Kensington Voice es una de las más de 20 organizaciones de noticias que producen Broke in Philly, un proyecto colaborativo de reportaje sobre movilidad económica. Lea más en brokeinphilly.org o sígalo en Twitter en @BrokeInPhilly.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here