Foto ilustrativa PEXELS

Los negros e hispanos, así como los adultos jóvenes y los trabajadores esenciales, parecen ser los más afectados por la actual crisis de salud mental.

Más del 18 por ciento de los hispanos y el 15 por ciento de los negros informaron tener pensamientos suicidas, encontraron los investigadores, en comparación con el 8 por ciento de los blancos y el 7 por ciento de los asiáticos. También informaron una mayor prevalencia de depresión, síntomas de trastornos relacionados con el estrés y el trauma, y ​​el uso de sustancias para hacer frente a la angustia inducida por la pandemia.

Cada año se suicidan casi un millón de personas, lo que supone una tasa de mortalidad «global» de 16 por 100 000, o una muerte cada 40 segundos.

En los últimos 45 años las tasas de suicidio han aumentado en promedio un 60% a nivel mundial. El suicidio es una de las tres primeras causas de defunción entre las personas de 15 a 44 años en algunos países, y la segunda causa en el grupo de 10 a 24 años; y estas cifras no incluyen las tentativas de suicidio, que son hasta 20 veces más frecuentes que los casos de suicidio consumado.

Los trastornos mentales (especialmente la depresión y los trastornos por consumo de alcohol) son un importante factor de riesgo de suicidio en la que tiene especial importancia la conducta impulsiva. El suicidio es un problema complejo, en el que intervienen factores psicológicos, sociales, biológicos, culturales y ambientales.

Intervenciones eficaces

Las estrategias que contemplan la restricción del acceso a métodos comunes de suicidio, por ejemplo, armas de fuego y sustancias tóxicas como plaguicidas, han demostrado ser eficaces para reducir las tasas de suicidio, así como el seguimiento de quienes han intentado suicidarse.

Desafíos y obstáculos

A nivel mundial, la prevención del suicidio es una necesidad que no se ha abordado de forma adecuada debido básicamente a la falta de sensibilización sobre la importancia de ese problema y al tabú que lo rodea e impide que se hable abiertamente de ello.

Día Mundial para la Prevención del Suicidio

El 10 de septiembre, Día Mundial para la Prevención del Suicidio, se fomentan en todo el mundo compromisos y medidas prácticas para prevenir los suicidios.

En Filadelfia aumento del 16,7 %

En Filadelfia El alcalde Kenney señaló que septiembre es el Mes Nacional de Prevención del Suicidio. “Este mes es uno de los más importantes de este año ya que todos enfrentamos el estrés, la ansiedad y las dificultades del COVID-19”, dijo el alcalde. «En Filadelfia y a nivel nacional, estamos viendo niveles elevados de condiciones adversas de salud mental, uso de sustancias e ideas suicidas, especialmente entre los adultos más jóvenes, las minorías raciales y étnicas, los trabajadores esenciales, entre otros.

Según la Fundación Estadounidense para la Prevención del Suicidio —incluso antes del COVID, el suicidio era la décima causa principal de muerte en los Estados Unidos, con 1,4 millones de intentos de suicidio en 2018 y casi 50.000 vidas perdidas. En 2020, Filadelfia registró un aumento del 16,7 por ciento en las muertes por suicidio en comparación con 2019.

El alcalde agregó: “Filadelfia tiene una de las mejores redes del país diseñada para escuchar, ayudar y cuidar de todos nosotros. Si cree que necesita ayuda o está preocupado por un ser querido, visite MindPHLtogether.com para encontrar los recursos gratuitos disponibles para usted, su familia y amigos, que incluyen ayuda de emergencia inmediata, exámenes de autoevaluación y mucho más”.

El COVID-19 aumenta la crisis de salud mental

Según reporta el Deanna Pan para el “Globe”, después de que George Floyd muriera Martin Pierre, psicólogo del personal de la Universidad de Brandeis, asegura que han aumentado drásticamente la demanda de atención psicológica de las minorías.

El costo psicológico infligido por la pandemia se está volviendo claro, pero las minorías, que han sufrido de manera desproporcionada el COVID-19 y sus consecuencias económicas, también están soportando una carga de salud mental cada vez más pesada a medida que el movimiento de justicia racial ha abierto las heridas de la opresión sistémica de siglos de antigüedad.

Aproximadamente el 41 por ciento de los estadounidenses encuestados en junio estaban lidiando con el deterioro de la salud mental o el uso de sustancias, según un estudio reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Aproximadamente uno de cada cuatro estadounidenses informó síntomas de ansiedad, frente a menos de uno de cada 12 durante el mismo período el año pasado. Casi una cuarta parte de los estadounidenses también mostró síntomas de depresión, un aumento de cuatro veces con respecto al verano anterior.

La peor pandemia en 100 años, el peor desempleo en 80 años y las peores protestas sociales en 60 años.

Disparidades hasta en los servicios

Según una encuesta de 2018 de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias, de los 4.8 millones de estadounidenses negros con enfermedades mentales, casi el 70% no recibió tratamiento. Solo el 4% de los psicólogos en el país son negros, según la Asociación Estadounidense de Psicología.

Los intentos de suicidio de adolescentes negros aumentaron un 73 por ciento entre 1991 y 2017, según un informe publicado el año pasado por el “Congressional Black Caucus”. El suicidio es ahora la segunda causa principal de muerte entre los niños negros, de 10 a 19 años.

Las personas que atraviesan una crisis pueden llamar la Línea de ayuda para casos de desastre: 1-800-985-5990, o a la Línea nacional de prevención del suicidio: 1-800-273-8255.

Con información de la OMS y NAMI

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here