Pittsburgh, PA – Llegue a Estados Unidos en 2009, no sabía que esperar, a pesar de que mi familia me esperaba, tenía muchos temores. Llegue a una ciudad donde no se habla mucho español, era un reto grande, pero estaba dispuesto a enfrentarlo.

América es sinónimo de libertad, sueños, diversidad, unión, protección, y aunque a veces pareciera que todo esto no estuviera por momentos, y nos sintiéramos perdidos, siempre el país puede volver a retomar la vía; es como cuando manejas y te equivocas de camino, el GPS te vuelve a encaminar en la ruta.

Siempre he admirado la dinámica americana, su economía, la política y ante todo la pasión por los deportes. Todos los días hay deportes, no terminas una final cuando ya está empezando la temporada de otro deporte, la variedad, deportes de verano se combinan con deportes de invierno. Nosotros en Latinoamérica no tenemos esa cantidad de deportes al mismo tiempo.

La América que quiero compartir 1
Super Bowl 2018: Nick Foles, de suplente a un paso de la gloria

Los deportes en el país son una fiebre, desde beisbol, hockey, pasando por futbol americano y el soccer como tal. Todos y cada uno de los deportes tiene publico especifico, incluso dependiendo de la región o ciudad donde se practique, eso hace que, por ejemplo, yo me convierta en un fanático del hockey, porque Pittsburgh es muy apasionada por su equipo Penguins y su gran figura Sídney Crosby. Pero también tienen futbol americano y el equipo es tradicional y muy popular en toda clase de público, los Steelers. 6 anillos del Super Bowl y junto con los Patriots de New England los más veces laureados. “la ciudad de campeones” como se ha hecho llamar Pittsburgh. Por esa razón quien viva en Pittsburgh y no se enamora del deporte es como si no viviera en la ciudad.

Esto es solo la muestra, porque así es en general cada ciudad, Yankees en Nueva York, Los Angeles tienen a Lakers, Miami a los Heats, Filadelfia a sus Eagles, Boston con Patriots, etc., cada uno tiene su representante, el equipo que los hace sentir que pertenecen a una comunidad.

Pero lo importante es que esa pertenencia sea general, ver una celebración de un campeonato es espectacular, recuerdo en 2017 cuando Penguins fue campeón de NHL, la Stanley Cup llegaba a la ciudad y gente de todas partes del área de Pittsburgh se agruparon para recibir al equipo en el centro de la ciudad, la gente feliz celebrando el título, se vio la real América, la diversidad, no importaba si eras blanco, negro, latino, asiático, si hablabas inglés, chino o español, lo importante era celebrar como Pittsburgheses.

Eso es sentirse en América, ver la celebración de una final de futbol americano universitario, la rivalidad y la inclusión de las dos mejores universidades del país jugando por tres razones; la primera por ser campeones nacionales, la segunda por un puesto en el futbol profesional y la tercera por tener el orgullo para siempre de haber jugado en una final. Así pasa en la final de básquetbol universitario o de beisbol, los jóvenes juegan con pasión con amor a su camiseta y respeto al público.

Por eso es tan importante la educación, una beca académica o para jugar un deporte asegura la educación de un joven y así su futuro, puede ser como jugador profesional o como un profesional en la carrera que estudiaron, desde analistas deportivos hasta médicos o abogados, estos jóvenes no solo jugaron por una universidad también estudiaron una carrera para tener un buen futuro.

Diversidad e inclusión deben ser valores principales alrededor del deporte en todo el país. Rivalidades sanas sin mirar color, sin juzgar al jugador, eso ayudara a crecer no solo al deporte, también al jugador y a los fanáticos. El solo hecho de estar en América nos hace sentir que el país es de todos y el deporte une a familias y a comunidades.

Por eso con el regreso de los deportes, durante julio al país, en un momento de tanta tensión social, esperamos que sea un bálsamo para curar muchas cosas, ayudará a sanar heridas, a perdonar, incluso a olvidar. El deporte debe ser una solución a problemas y no uno más para una sociedad con tantos golpes recibidos este año. Espero que toda América viva feliz cada juego que viene, se que va a ser difícil ya que estarán sin público, pero puede ser de lo mejor que vaya a pasar. Por ahora disfruten de ellos mientras “Se queda en casa”.
Dariofdo0101@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here