El Gobierno peruano ha puesto el pie en el acelerador para vacunar en julio a ocho millones de personas contra la COVID-19, un 25 % de su población total, al asegurar el arribo de 16 millones de dosis, dos de las cuales proceden de la donación de Pfizer. Foto en Lima (Perú). (Foto: EFE/Paolo Aguilar/Archivo)

La Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI) recibió el lunes 1,5 millones de dosis de la vacuna de la farmacéutica china Sinovac que adquirieron para inmunizar a los trabajadores y que empezarán a aplicar esta semana.

Los empresarios, representados en la ANDI que acoge en esta iniciativa a 32 gremios y organizaciones, esperan recibir en julio un millón de dosis más para completar los 2,5 millones de vacunas que compraron a Sinovac y que servirán para inmunizar a 1.250.000 trabajadores.

El presidente Iván Duque señaló que la vacunación masiva «es el acelerador de la reactivación de nuestro país» y destacó que la idea era que «la participación de los privados en la vacunación se hiciera sin afectar la disponibilidad de recursos (públicos), de vacunadores, de refrigeración y de jeringas».

Agregó que Biden, le anunció una donación de 2,5 millones de vacunas de Janssen.

BRASIL: MUERTES POR COVID-19 A LA BAJA

Brasil, uno de los países más azotados por la pandemia del coronavirus en el mundo y que desde mayo venía experimentando una tendencia creciente de contagios, registró la menor cifra de muertes diarias al igual que contagios y hospitalizaciones.

Los promedios diarios de víctimas fatales y casos confirmados se ubicaban a inicios de la semana  en 1.644 y 68.796, lo que supone una caída de 19,8 % en las muertes y de 6,3 %, en los positivos, en la última semana.

Brasil es el segundo país del mundo con más víctimas fatales, después de Estados Unidos, y el tercero con mayor número de contagios, detrás de EE. UU. e India.

ARGENTINA BUSCA FRENAR VARIANTE DELTA

Argentina comenzó a aplicar el cupo de ingreso al país de 600 viajeros por día para minimizar la entrada de la variante Delta, mientras las aerolíneas muestran su descontento.

El vicepresidente para las Américas de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés), Peter Cerdá, afirmó que «las compañías aéreas no podrán aplicar la nueva norma del Gobierno», y destacó que el Ejecutivo debería «informar de cómo se distribuirán las 600 plazas entre las compañías aéreas».

Argentina ya había puesto un tope de 2.000 pasajeros diarios para llegar en vuelos internacionales, que ahora se redujo a 600, lo que, según IATA, «obligará a las aerolíneas a dejar en el extranjero a miles de pasajeros, principalmente ciudadanos y residentes argentinos».

La medida contempla además que los pasajeros deben realizarse un PCR antes de abordar el avión con destino a la Argentina, otro testeo al llegar al país y un tercero al séptimo día de ingreso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here